WhatsApp de Publicidad
Seguinos

espionaje ilegal

Allanaron la casa de un secretario de Mauricio Macri

"¡No voy a entregar el celular!”, exclamó Darío Nieto cuando un equipo de la Policía Federal llegó a su casa en Palermo, con una orden de allanamiento del juzgado de Federico Villena que investiga múltiples maniobras de espionaje ilegal durante el gobierno de Cambiemos.

Nieto fue secretario privado de Mauricio Macri, era el que iba con él a todos lados, y siguió muy cerca de él después de la derrota electoral. Cuando llegaron los agentes y le mostraron la orden para el procedimiento, lo primero que hizo el joven fue encerrarse en su auto y aferrarse al teléfono.

Le mandó un mensaje a su esposa: “Me están por detener”, la alertó. No fue lo que ocurrió, porque no quedó detenido, pero en la causa habría audios de los espías implicados que lo comprometen como uno de los posibles receptores de informes de inteligencia basados en seguimientos ilegales, según informaron a Página12 allegados a la investigación.

El nombre de Nieto muestra cómo la pesquisa se aproxima cada vez más a Macri, que dejó trascender esta semana que no conoce a Susana Martinengo, la exdirectora de Documentación de la Casa Rosada que tenía despacho a metros del suyo y que recibía a algunos de los agentes de inteligencia implicados en la causa, miembros del grupo llamado “Super Mario Bros”: Jorge “el Turco” Sáez, Leandro Araque y Facundo Melo, al menos.

Va a ser difícil que el expresidente niegue conocer a Nieto. Parte de la prueba que hay en el expediente son los numerosos audios de WhatsApp y documentos que se enviaban entre los espías. Allí algunos conectan a Martinengo con Nieto, o mencionan también a este solo como receptor de los partes del espionaje que, según detectó el juez Villena, se desplegaba sobre políticos oficialistas y opositores, periodistas, miembros de la iglesia católica y organizaciones barriales, entre otras víctimas.

Lo más leído