WhatsApp de Publicidad
Seguinos

otro desgarrador testimonio

"Pido que nos cuiden un poco más porque tenemos mucho miedo"

Janet afirmó que se enteró por La Brújula 24 del arresto domiciliario que le otorgaron a su padre, quien abusó tanto de ella como de las hermanas.

La ola de liberaciones a presos que resultaron beneficiados con los arrestos domiciliarios, siendo muchos de ellos peligrosos delincuentes que ponen en riesgo a la sociedad en general, pero en especial a las víctimas de los hechos por los que fueron puestos tras las rejas, despierta el repudio generalizado.

En LA BRÚJULA 24, Janet reveló sus sensaciones al enterarse que la persona que le truncó la vida para siempre, dejando huellas imborrables, fue uno de los que aparece en el largo listado de internos que abandonaron la prisión en los últimos días.

"Soy víctima de abuso sexual por parte del hombre que me engendró, mi padre si se puede decir así. Me sometió a mi y a mis tres hermanas. A dos de nosotras nos abusó y a la restante la violó directamente. Me enteré que lo habían liberado leyendo el diario digital de ustedes. Me llegó un llamado de una persona que me decía que había salido publicado y al leer las redes sociales, vi su nombre", reflexionó la joven que actualmente tiene 27 años y sufrió las vejaciones entre los 11 y los 17 años.

Con relación a sus sensaciones por estas horas, reveló: "Siento miedo porque durante tres años fuimos a abogados mientras esta personas nos amenazaba y nos seguía. Mi mamá se mudaba y él se iba a vivir a sitios cercanos, sin cumplir las restricciones. Ni siquiera fuimos notificados cuando lo metieron preso, menos aún lo hicieron cuando le otorgaron la domiciliaria".

"Nos quedamos tranquilas cuando nos dijeron que se había revocado el arresto domiciliario (se debe apelar si existe una instancia apelatoria para determinar si vuelve o no a la cárcel). Todo lo que sabemos es por ustedes. Somos de Indio Rico, perteneciente al partido de Coronel Pringles. Mi mamá estuvo viviendo en Coronel Dorrego y Monte Hermoso, él la persiguió. Volvimos al pueblo, donde este hombre no podía ingresar. Acá los vecinos siempre nos trataron como mentirosas porque hacia el afuera él vendía otra imagen", enfatizó.

Y detalló sobre su progenitor: "Él tiene 26 causas en el expediente. Por lo visto tiene un buen abogado que puede pagar, el nuestro pareciera que no existe. Sentimos miedo porque nos manda cartas y nos dice que cuando salga se va a cobrar todo lo que le hicimos. Solo pido que nos cuiden un poco más. Siento que la pasaría peor con este tipo afuera que teniendo coronavirus. Cómo lo controlan si no hay pulseras electrónicas".

"Mi hermana que peor la pasó se fue a vivir a Córdoba, atormentada por los recuerdos. Mi mamá y mi otra hermana viven juntas y yo con mi esposo, que trata de contenernos a todas", concluyó, visiblemente dolida por la medida judicial que la pone en un evidente estado de vulnerabilidad.


Lo más leído