WhatsApp de Publicidad
Seguinos

se dijo en la brújula 24

Explican el protocolo que se está aplicando en geriátricos de Bahía

El dueño de un hogar detalló las medidas adoptadas junto a otras residencias de la ciudad para evitar la propagación del coronavirus.

Marcelo García es un médico y dueño de un hogar geriátrico bahiense. Junto a otros titulares de estos espacios destinados al cuidado de los abuelos, establecieron una serie de pautas para evitar la propagación del COVID-19 en una población muy sensible.

“Cuando empezamos a ver que se nos venía el problema, decidimos juntarnos. Si bien la infectología no es mi especialidad, planteamos esta preocupación. Incluso en el grupo hay gente de contralor, en medio de una situación muy dinámica”, resaltó García, en LA BRÚJULA 24.

Y expuso en su charla con el periodista Germán Sasso: “Desde el 10 de marzo empezamos a limitar las visitas de familiares. A partir del 15, quedaron totalmente suspendidas, con todo lo que eso conlleva. La gente que está internada no maneja tecnologías por su estado, muchos de ellos quedando aislados”.

“Hemos implementado las llamadas de whatsapp o videollamadas para establecer un contacto que minimiza el riesgo, aunque resulte muy frío en la práctica”, resaltó, al tiempo que agradeció al personal que no solo ha restringido sus francos, sino que también hasta ha optado por trabajar en un solo lugar para evitar contaminar a los abuelos.

Sobre las modificaciones edilicias, explicó que “debimos adaptar una casa grande con habitaciones privadas y baños a convertirlo en un centro con personal totalmente vestidos con barbijos, camisolín y guantes. Y los protocolos son cambiantes, modificamos las entradas al hogar y suspendimos actividades de esparcimiento”.

“Montamos dos habitaciones de aislamiento para casos sospechosos. Aquel abuelo que tuvo que ir a un hospital y regresó al hogar, también queda confinado por 15 días. Y el problema es que los síntomas para detectar un posible infectado cambian permanentemente”, mencionó en otro segmento de la entrevista radial.

Y recalcó: “Nosotros tenemos gente en estado de lucidez y otras personas que no lo están. Buscamos que no estén invadidos de información negativa, que no miren permanentemente las noticias, llevamos proyectores para que vean películas y profesionales que por videollamada los entretienen con juegos”.

“Frenamos los ingresos, con todo lo que implica desde el punto de vista comercial. Al que me llama le digo que no es momento de llevar un abuelo a un geriátrico. Hasta ofrecí que puedan retirar a aquel que entiendan que no haga la cuarentena en el hogar”, concluyó García.

Lo más leído