WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Serie A de Italia

El Inter de Lautaro le ganó el clásico a Juventus y alcanzó a Milan

Fue 2-0 con anotaciones de Vidal y Barrella. El bahiense fue titular y se perdió un gol increíble.

Un gol de cabeza de Arturo Vidal. Otro de Nicoló Barella de contraataque. Inter venció a Juventus 2-0 en San Siro, en uno de los clásicos del futbol italiano y quedó como líder con 40 puntos al igual que Milan, que jugará este lunes ante Cagliari en el cierre de la fecha 18 de la Serie A. Le mete presión a su eterno rival de la ciudad.

Lautaro Martínez fue titular, jugó 85 minutos (lo reemplazó el chileno Alexis Sánchez) y estuvo cerca de convertir en dos oportunidades.

En la primera se lo perdió increíblemente. Romelu Lukaku remató de zurda y Szczesny sacó el disparo. La pelota, con el arco a su merced, le quedó al argentino, que la tiró por arriba del travesaño. Tal vez la rapidez de la jugada y del rebote del arquero de la Juventus no le dio tiempo para tener una mejor definición.

En la segunda, otra vez Lukaku arrastró a pura velocidad a Chiellini, quien llegó a recuperarse pero la pelota le cayó a Martínez que sacó un buen remate de afuera del área y la pelota se fue cerca del palo derecho.

A esa altura Inter ya ganaba. El chileno Vidal abrió la cuenta en el primer tiempo tras aparecer en el área de Juventus por sorpresa y elevarse más que sus rivales para conectar el centro de Barella y golpear primero.

Cristiano estuvo lejos de su mejor versión y su equipo lo sintió. Además, Juventus mostró falencias para defender y para retroceder. Ahí le sacó ventaja Inter. Es que tras convertir el primer gol, el conjunto dirigido por Antonio Conte se replegó y apostó al contraataque.

Inter siguió atacando los espacios y desprendiendo a sus mediocampistas para llegar por sorpresa. Tal es así que cuando ya se jugaba el segundo tiempo Barella dejó el mediocampo, se metió en el área de la Juve y le sirvió el gol a Lukaku pero el belga no definió con fuerza y la pelota quedó en manos del arquero rival.

Estaba cantado cómo llegaría el segundo gol. Un cambio de orientación profundo de izquierda a derecha, Lukaku se movió para dejar el espacio, el cual fue atacado otra vez por Barella, quien corrió rápidamente desde su campo y terminó fusilando a Szczesny para convertir.

Fuente: Clarín


Lo más leído