WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Tras dos allanamientos

Pornoextorsión: cae una pareja que amenazaba a sus víctimas con fotos íntimas

Adrián Escobar, preso en Villa Floresta, se hacía pasar por menores de edad en redes sociales. Andrea Noris, en tanto, era quien buscaba el dinero de las víctimas.

Una pareja que se dedicaba a extorsionar a sus víctimas pidiendo fotos íntimas y luego solicitando dinero a cambio de que las mismas no sean divulgadas, cayó esta tarde luego de dos allanamientos realizados en Bahía Blanca.

Según pudo saber LA BRÚJULA 24, los operativos se llevaron a cabo en calle Paunero (a metros de Avenida Colón) y en la cárcel de Villa Floresta y hay dos personas detenidas. Se trata de Adrián Escobar, un peligroso delincuente que operaba desde la cárcel y se hacía pasar por jovencitas en Facebook, y Andrea Gabriela Noris.

Adrián Escobar

Los acusados se hacían pasar por menores de edad y les pedían "fotos íntimas" a sus víctimas, habitualmente hombres jóvenes, para luego amenazarlas.

"El modus operandi de esta pareja era el siguiente: en primer lugar se hacían pasar por una jovencita a través de las redes sociales y entablaban una conversación con la víctima. Una vez que entraban en confianza, le pedían una foto de su miembro y después se hacían pasar por el padre de la joven a la que le habían enviado la foto. De esta manera, y tras demostrar el fastidio por la supuesta situación, le pedían plata para no denunciarlo", comentó el periodista Germán Sasso, en comunicación con el programa Nunca Es Tarde.

La otra alternativa, era hacerse pasar por un comisario para evitar una supuesta detención. En primer término le pedían 10 mil pesos y luego solicitaban otros 20 mil. Las extorsiones las realizaba Escobar desde la cárcel, mientras que su esposa, afuera, iba a buscar el dinero.

"En el transcurso de la extorsión, el preso se hizo pasar por el jefe de policía Aldo Caminada. De hecho, en su perfil utilizaba una foto del propio comisario. En las conversaciones, decía 'si no me ponés 20 mil pesos, vas preso´", agregó Sasso.

El operativo fue encabezado por el fiscal Mauricio Del Cero, quien estuvo acompañado por toda la cúpula policial bahiense. Estuvieron Gonzalo Bezos (jefe de la Departamental), Aldo Caminada (superintendente de la Región Interior Sur de la Policía), Federico Montero (nexo entre el ministerio de Seguridad de Sergio Berni y las fuerzas policiales).

En la Unidad Penal N° 4 se secuestró un teléfono celular desde el cuál se habrían realizado las extorsiones. Una vez investigado este teléfono se podrá saber en detalle la cantidad de víctimas que pudieron haber caído en este tipo de delitos.

CÓMO COMENZÓ EL OPERATIVO

Todo comenzó cuando una persona inicia un intercambio de mensajes con una -supuesta- menor de 16 años con quien se habría mandado fotos de contenido erótico.

Más tarde es contactado por un hombre -quien dice ser el padre de la joven- que le pide 10.000 pesos para no realizar una denuncia en su contra por abuso. Tiempo después lo contacta otra persona con un teléfono -cuya foto de perfil pertenecía al Comisario Aldo Caminada- y le exige la entrega de dinero a cambio de no enviar la denuncia, que ya tenía en su poder.

La transacción se realiza en la esquina de Paunero y Ohiggins donde una mujer y un menor de edad retiran el dinero.

Con el correr de las horas, vuelven a exigirle 20.000 pesos a la víctima y ésta decide ir a la Departamental de Policía donde se entrevistó con el Comisario Gonzalo Bezos, quien alerta de lo sucedido a la justicia.

Ya con la presencia del Fiscal Mauricio Del Cero regresan a la misma esquina para realizar la segunda entrega y se produce la aprehensión de Andrea Gabriela Noris y un joven. También se allana el domicilio donde residen ambos donde se encuentran los 10.000 pesos ya entregados.

Durante el procedimiento, la víctima recibe más mensajes intimidatorios de un teléfono proveniente de la Unidad Penal N°4 de Villa Floresta, cuyo titular era la pareja de la mujer identificado como Adrián Ignacio Escobar, quien cuenta con varios antecedentes por robo, robo agravado, abuso sexual y tentativa de homicidio.

A raíz de ello se realizó un allanamiento en la unidad carcelaria donde se logró dar con el teléfono utilizado por el interno para llevar a cabo la maniobra delictiva.

Las tres personas involucradas están acusadas de los delitos de extorsión y tentativa de extorsión.

Lo más leído