WhatsApp de Publicidad
Seguinos

tras las elecciones

Todo lo que dejaron las PASO en Bahía Blanca

El Frente de Todos fue una fiesta y sus referentes armaron una caravana hasta una conocida cervecería de Alem. Además, en esta sección, el VIP VIP de Cambiemos, las custodias de Susbielles, y la nueva estrategia amarilla.

Caravana y brindis con cerveza

Tras la ola de votos que recibió el Frente de Todos a nivel nacional y provincial, y teniendo en cuenta que la ventaja de Gay ante Susbielles fue de tan solo 2,44 %, el búnker que la oposición armó en el Hotel Argos anoche fue pura alegría.

Luego de hablar con la prensa, cerca de la medianoche, tanto Susbielles como el resto de los candidatos y la militancia se fueron en caravana caminando a la unidad básica ubicada en calle Lavalle casi Dorrego, que queda a unas pocas cuadras del Hotel.

“El local de vinos estaba cerrado, sino habríamos aprovechado para comprar algunas botellas para brindar”, comentó a modo de broma uno de los militantes del espacio peronista.

“Estamos muy bien posicionados y creemos que vamos a crecer en octubre y podremos llegar a la intendencia. Estoy seguro que gobernaremos Nación, Provincia y Municipio”, agregó.

Pero eso no fue todo, a los pocos minutos el grupo abandonó el local de Lavalle para seguir los festejos en La Pacheca, una cervecería de Alem al 200. A las dos de la madrugada seguían brindando por los resultados que fueron sorprendentes. “Sabíamos que íbamos a hacer una gran elección, pero no creíamos que Alberto y Axel iban a sacar tanta diferencia. Y en cuanto a Federico, la ciudad se merece a un intendente como él”.

El VIP VIP

El búnker del Juntos por el Cambio fue el mismo de las últimas elecciones. Detrás del local de la segunda cuadra de avenida Colón, sólo unos selectos podían ingresar a un sector más discreto y alejado del bullicio del resto del salón.

Sin embargo, ese vip preparado para funcionarios, concejales y candidatos en general no fue el más importante. Más atrás existió uno absolutamente reservado y exclusivo al que solo tenían acceso cuatro personas: Héctor Gay, Nidia Moirano, Santiago Nardelli y Andrés De leo.

Las custodias de Federico

En época de campaña electoral, los políticos suelen estar rodeados de mucha gente. Pero siempre hay un grupo que pertenece a la mesa chica del candidato. En el caso de Federico Susbielles, pese a que su más íntimos son los mismos que lo acompañan desde hace años, hubo algunas incorporaciones.

La nuevas “custodias” de Federico son Desiré Cano y Amparo Quiroga. Dos jóvenes muy activas y en las que el dirigente confía plenamente. La curiosidad es que ambas chicas son hijas de Luis Alberto y Carlos Enrique respectivamente.

Cano y Quiroga son dos históricos periodistas de la ciudad (hoy el segundo dedicado a la política) y nuca tuvieron la mejor relación. Quienes los conocen saben lo que opinan uno del otro. Por suerte la mala onda de los padres no se transfirió a las nuevas generaciones. Ambas chicas se llevan bárbaro y son pilares -en coucheo e imagen- de Susbielles.

Cambio de estrategia

Después de la paliza a nivel nacional y provincial, la cúlpula de Cambiemos en Bahía Blanca fue a comer a una cervecería de Alem, después de cerrar el búnker de avenida Colón.

Pese al ajustado triunfo en los comicios a nivel local, quienes presenciaron el encuentro coincidieron que lo que más abundaba eran caras largas y de preocupación. 

Allí, los máximos referentes amarillos en Bahía empezaron a replantear lo que será la campaña para tratar de retener el municipio en octubre y evitar el "tsunami K". 

Sabido es que hasta las PASO, la estrategia fue "hacer la plancha", limitándose a algunas actividades de gestión y a direccionar redes sociales. Pero ahora creen que deberán acercarse a mucha gente para retener el voto a través de los medios tradicionales. 

Y claro, una de las muletillas será recordar que Linares gobernó gran parte de su mandato bajó los gobiernos de Menem y Duhalde respectivamente.


Lo más leído