WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Un smoking para el hombre de acero

La balanza se inclinaría a que Henry Cavill sea el próximo James Bond

Ante mil especulaciones al respecto, quien encarnará al nuevo agente 007 sigue siendo un misterio. De todas formas, tanto la crítica internacional como el público en general, le dan el visto bueno a uno de los actores más carismáticos y facheros de los últimos tiempos: Henry Cavill.

Por Fernando Quiroga
Especial para La Brújula 24

Una de las inocentes especulaciones mediáticas de los últimos sesenta años, es tirar a los leones de la crítica y de la gente, la polémica sobre quién es el indicado para interpretar al mítico James Bond, cada vez que se renueva la franquicia. El paso de Sean Connery a Roger Moore no fue tortuoso ni especulativo; tal vez por los tempranos 70, tal vez por el fracaso que George Lazenby le imprinmió a On Her Majesty´s Secret Service (Al Servicio Secreto de su Majestad), o simplemente porque Connery había decidido que su carrera tome otro camino.

Lo cierto es que el primer cimbronazo de la crítica fue en la segunda mitad de los 80 cuando, tras la inminente salida de Moore tras rodar A View to a Kill (En la mira de los Asesinos), comenzó a especularse muchísimo sobre el nuevo rostro que vendría del agente con licencia para matar. Antes de que Timothy Dalton encarne finalmente a 007, Pierce Brosnan había sido el elegido, pero por el contrato que sostenía con la recordada producción televisiva Remington Steele, tuvo que postergar casi cuatro años su ingreso a la ficción de MI6.

Al hacerlo, su trabajo determinó uno de los perfiles más dogmáticos del personaje. De la misma manera que al hablar de Jesucristo en el cine nos remontamos a la imagen de Robert Powell en Jesus of Nazareth, ante Bond, fluctuamos entre Connery y Brosnan. Por consiguiente, y por más exitoso que fue Daniel Craig (continuador de Brosnan), quien le imprimió una novedosa condición atlética y muscular al personaje (llamado por algunos críticos el Bond de Tarantino, apelando a su brutalidad) nunca llegó a cumplir con las expectativas clásicas, que de alguna manera detentaron tanto, el recientemente fallecido Sean Connery, como el actor de Goldeneye.

Con estas condiciones, cumpliría Henry Cavill. El modelo y buen actor británico que le dio nuevo rostro a Superman, sería más que indicado para el personaje. Tiene 37 años, lo que le da más de una década de posibilidades físicas (en ya su training imparable) para encarnar a un personaje de acción que no requiere tanta exigencia muscular como otras caracterizaciones ficcionales que ya ha llevado adelante, como el mentado Hombre de Acero o The Witcher.

Además, digámoslo, tiene el aspecto Bond: quijada cuadrada, es alto y tiene cabello oscuro. Bárbara Broccoli, productora y dueña de la franquicia, mujer a cargo desde siempre, asegura que la raza no es determinante para el personaje, pero si el género. Bond, aún será hombre.

Por ello, todos los números apuntan a que Cavill sea el nuevo 007. Habrá que ver al finalizar la infame pandemia, cuando el estudio decida rodar después de la aún no estrenada No Time to Die, si Cavill asume el roll que, definitivamente, le queda como anillo al dedo.

Y vos, ¿qué pensás? ¿Lo ves en el papel del agente más famoso del mundo?


Lo más leído