WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Desde España y hacia el mundo

Carolina Lapausa frente al éxito global de "Perdida"

Hace cuatro días se estrenó en Netflix el thriller que hace referencia a uno de los horrores más grandes de nuestra contemporaneidad; el robo y tráfico infantil. Su protagonista femenina, habló en La Brújula 24.

Contener la desesperación supone un alto grado de templanza. La construcción de cada ficción exige, no solo un alto grado de compromiso, sino también un trabajo de introspección donde todas y cada una de las herramientas dramáticas adquiridas, se conjugan en favor de la construcción del personaje.

Carolina Lapausa, es una actriz de primer nivel. La madrileña, en la piel de Inma, la entrañable madre expectante de “Perdida”, la serie de Atresmedia que Netflix consagró, tuvo que abordar uno de los mayores retos de su carrera; entrar en la piel de una madre que sufre el secuestro irresoluto de su hija.

Todas y cada una de las tormentas de esa tempestad sin retorno transitan por su piel (por la del personaje, y quizás por la propia); pérdida, esperanza, resignación descarnada, esperanza retomada con cautela, esperanza aguerrida, desilusiones fluctuantes y una búsqueda de redención aún sin resolución, se reflejan en el mapeo cambiante de rostro. ¿Cómo abordar semejante desafío en una serie de once capítulos que ya es tendencia mundial?

En diálogo con LA BRÚJULA 24, Lapausa mencionó exultante que "en España es la tercera serie más vista en Netflix. Nunca pensamos que íbamos a llegar tan lejos, es un sueño hecho realidad y soy como una niña recibiendo regalos el día de Reyes".

Consultada respecto a la composición de Inma, reveló que "una de las cosas que me propuse fue la parte animal de una madre, su instinto de supervivencia, algo que te da fuerza y va más allá de lo racional. Creo que si se te muere un hijo en vida es algo muy doloroso, contra natura, pero aún peor es que desaparezca. Ese sufrimiento es indescriptible".

"Mi personaje es una suerte de homenaje para todas esas madres que vivieron y viven ese dolor. Uno se agarra de imágenes potentes o contundentes para hacer lo más creíble posible la historia. Allí surgen las expresiones que se observan en la serie", expuso en su charla con el periodista Fernando Quiroga.

Respecto a la repercusión de "Perdida", enfatizó que "el aplauso de la gente lo vivo con muchísima alegría, a diferencia de si me hubiese tocado vivirlo hace 20 años. Hoy tengo cierta madurez que me hace relativizar todo aquello. Esta profesión es una montaña rusa en la que subes y bajas, pero este presente se resume en la lucha que di toda mi vida para alcanzarlo".

"Una de las dificultades es que no soy madre en mi vida real. Eso requería un trabajo más fuerte de interpretación. A mi favor tenía que todos los seres humanos pueden ser malos o buenos, un actor debe ser flexible para sacar las virtudes y, en especial, los defectos que son más difíciles de describrir", concluyó Lapausa, una actriz que desde el drama alcanzó el corazón de millones de televidentes.

Escuchá la entrevista completa

Lo más leído