WhatsApp de Publicidad
Seguinos

desgarrador testimonio

El dolor de la familia del panadero ejecutado de 77 puñaladas: definen si el asesino queda libre

Nicolás Álvarez es el hijo del panadero que murió luego del brutal ataque. "Tenemos miedo", reveló y admitió que piensan irse de Bahía.

Fotos: La Nueva.

Nicolás Álvarez es hijo de Juan Carlos, el conocido panadero que fue asesinado el 16 de enero de 2014, luego de recibir 77 puñaladas en el interior de su casa ubicada en el barrio Paihuen y, en diálogo con LA BRÚJULA 24, describió las sensaciones que experimentan tanto él como el resto de su familia a partir de la inminente posibilidad de que el condenado por el homicidio, Dante Maximiliano Brandoni, recupere la libertad, a partir de un régimen de salidas transitorias.

"Ya se cumplió una parte de la condena y tiene la potestad de pedir ese beneficio. Ese es nuestro miedo porque tememos por la integridad de la familia. Las leyes están escritas de una manera que no corresponde y los delincuentes tienen sus derechos", se lamentó, en el inicio de su charla con el periodista Germán Sasso.

Y explicó cómo lo vienen sobrellevando: "La que más angustiada está es mi mamá porque nos llegó información de forma anónima que nos dijo que nos la iba a hacer pagar. Ella tiene 81 años, es discapacitada visual y Brandoni sabe donde vivimos todos nosotros. Este hombre debe tener 40, era íntimo amigo nuestro, de pasar las fiestas juntos. Lo que pasó lo saben tanto mi papá como él".

"Lo que dijo esta persona dio una versión que no era creíble, si no no lo hubiesen condenado. Me traje a vivir a mi vieja conmigo. Si mató a mi papá, puede volver a hacerlo con cualquiera de nosotros. No sabemos qué va a pasar. Quién nos asegura que no sea reincidente. Él tuvo algunos episodios de violencia, pero nunca creí que iba a matar a mi papá de 77 puñaladas. Es algo que nunca me voy a sacar de la cabeza, desde aquel día que lo vi tirado en el piso en una cocina-comedor que tenía los rastros de una batalla campal", añadió en otro segmento de la nota radial.

Luego, Álvarez recordó que "Según la hipótesis del fiscal (Christian) Long, este chico fue a robar y mi papá lo encontró adentro. Brandoni alega no recordar nada, tampoco se hace responsable. No estaba drogado ni borracho. Esperamos que la Justicia de Bahía no libere a un asesino".

"Recuperaría la libertad de manera transitoria en los próximos días. Le habían dado perpetua y ellos apelaron la sentencia, para que Casación le baje la pena a 14 años, bajándole la calificación a homicidio simple. En este país es más barato matar a una persona que ir a robar a un kiosco. Ninguna condena alcanza para mitigar semejante dolor. Acá un asesino queda libre a los ocho años", sostuvo.

Por último, aclaró que "la panadería la administré unos años más, la alquilamos y si esta persona queda en la calle nos vamos a ir de Bahía Blanca. Tenemos miedo, nadie se acuerda de las víctimas y él saldrá a la calle con 40 años, bañado, afeitado y cambiado. Me lo puedo encontrar en un café y nadie de nosotros quiere pasar por esto".


Lo más leído