WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Denunciado por violento

Pepe Le Pew el querido zorrinito de Warner Brothers, no labura más

Un periodista del New York Time lo acusa de naturalizar la violencia de género. Cerrame la ocho…

Por Fernando Quiroga
Especial para La Brújula 24

Todos recordamos a Pepe Le Pew, el enamoradizo zorrino de Warner Brothers que, con su acento afrancesado, perseguía a siempre una gatita que él estaba convencido que era de su especie. Incansable en sus intentos, el personaje trataba de todas maneras posibles, arribar a su amor imposible, siempre obteniendo una negativa rotunda, pero en el marco del expresionismo propio del escenario de los cartoons y de la década del 50 (Estos últimos dos datos, son fundamentales, créanme).

Charles Blow, columnista del New York Times escribió ayer un artículo donde declara (yo, sinceramente, ya no se qué pensar…) que “al agarrar contra su voluntad a la gatita que perseguía, el zorrinito normalizó la cultura de la violación en los dibujos animados” … ¿no es un poco fuerte esa aseveración? Como fuere, logró que la Warner Brothers decida descontinuar al personaje de su producción. De hecho, la participación de Pepe Le Pew, en Space Jam: the New Legacy, quedó suprimida.

Mi pregunta es: este tal Blow, ¿cree realmente el argumento sofista y anacrónico que planteó, o lo hace con fuertes intereses creados, tanto de posicionamiento personal como respondiendo a alguna institución un poco extrema? Definitivamente hay que ser muy cauto en lo que uno dice, además de cómo lo dice.

También es claro que, se metió con un personaje menor; no creo que, de tener la misma conducta, Warner Bros hubiese accedido a sacar de cartel a Bugs Bunny o Daffy Duck (El Pato Lucas para nosotros) quienes también para este analista, tendría un historial objetable vinculado con la violencia (se revientan cosas en la cabeza todo el tiempo, y nadie parece darse cuenta…)

¿Qué pasa entonces? ¿Es políticamente correcto que Charles Blow denuncie, ayer 8 de marzo, un cartoon que atenta contra la mujer, pero no lo suficiente para que lo haga con otras manifestaciones que atentarian contra la integridad social? Definitivamente, y sin restarle mérito al planteo que este periodista inicia (la sociedad considerará lo que quiera), el tipo es un oportunista, dicho en criollo, un vivo bárbaro.

En La Brújula 24, nos encantaría saber que pensás.


Lo más leído