WhatsApp de Publicidad
Seguinos

le ganó 3-0 de visitante

Palmeiras adelantó el carnaval y le dio un baile carioca a River

Arrancó mucho mejor River, desnivelando tanto con Rafael Santos Borré como con Matías Suárez, quienes en menos de diez minutos generaron dos situaciones claras para el elenco millonario. El colombiano desvió por muy poco un centro de Ignacio Fernández y el ex Belgrano asistió a Jorge Carrascal pero el intento de este último fue neutralizado por ese buen arquero que es Weverton.

Palmeiras intentaba jugar de igual a igual pero la pelota era patrimonio del equipo argentino, que sobre los 20 tuvo otra oportunidad cuando en una de sus tantas escaladas Gonzalo Montiel sacó un centro que Borré no alcanzó a empujar por muy poco. A esa altura River ya merecía la ventaja. Pero al fútbol no se gana con merecimientos. Y esa falta de eficacia la visita se la facturó.

Mirá los goles.

Corrían 26 minutos cuando en un ataque aislado Franco Armani rechazó con el pie y tirándose al piso un centro que no llevaba peligro (Paulo Díaz era el único jugador que estaba al lado suyo), la pelota le quedó servida a Rony, quien sacó un disparo cruzado que se desvió en Nicolás de la Cruz y dejó sin chance al arquero que había quedado mal parado.

River sintió el golpe, había hecho todo para ganarlo y lo estaba perdiendo. Y casi lo liquida el elenco paulista, al que le anularon una conquista por un offside bien marcado y que inmediatamente tuvo otra chance en los pies de Rony pero esta vez el goleador no estuvo certero en la definición.

El conjunto de Núñez recién reaccionó en los 10 finales, con Carrascal amigándose nuevamente con la pelota. Y dispuso de dos posibilidades claras para igualar el encuentro. Un cabezazo de Suárez que se fue cerca y un tiro libre de Ignacio Fernández que pegó en el travesaño y se fue por encima del horizontal.

A los dos minutos del segundo tiempo cayó un balde de agua fría sobre el Libertadores de América. Palmeiras, decidido a aprovechar los espacios para liquidar el pelito de contragolpe, sacó dos goles de diferencia cuando Luiz Adriano le ganó con el cuerpo a Robert Rojas y se fue solo para definir con un disparo bajo ante un impotente Armani, que esta vez nada pudo hacer.

River siguió insistiendo pero siguió fallando frente al arco rival. Borré perdió con Weverton y en la jugada siguiente Carrascal elevó su cabezazo cuando estaba solo frente al arco. Faltaba mucho, pero aunque el local seguía dominando el trámite del partido, cada vez dejaba más espacios para las réplicas del equipo brasileño. Y en una de esas Patrick de Paula pudo marcar el tercero con un disparo de fuera del área que Armani rechazó como el bien suele hacerlo.

Para colmo de males, sobre los 15 a Carrascal se le salió la cadena, golpeó arteramente a un rival y vio la tarjeta roja directa. River se quedó con uno menos y, para peor, del tiro libre llegó el tercero con un cabezazo de Matías Viña, imposible para el arquero millonario. Tres goles abajo y con un jugador menos, el panorama fue evidentemente negro para el elenco orientado tácticamente por Marcelo Gallardo que ahora deberá ir por la heroica a Brasil.

Fuente: Diario Popular.


Lo más leído