WhatsApp de Publicidad
Seguinos

lo multaron por los ruidos

"Yo a mi gallo no lo voy a sacar"

Vicente Castelucci vive en Pringles y fue intimado a pagar casi 40 mil pesos porque su gallo molesta a los vecinos. "Siempre pasan cosas raras en este pueblo", se quejó.

Foto ilustrativa

Vicente Castelucci vive en Coronel Pringles y fue noticia en los últimos días cuando recibió una multa de casi 40 mil pesos porque su gallo canta todas las mañanas y molesta, supuestamente, a sus vecinos.

Esta mañana, el hombre habló con el periodista Germán Sasso, por LA BRÚJULA 24, y dijo que "me hicieron una multa excesiva, hoy esa plata no es poca cosa. Cuando prendo la luz el gallo empieza a cantar, es un despertador mío. Los vecinos se ríen de estas cosas, pero hay un señor que vive encerrado y no tiene nada que hacer, molesto".

"En un papel con letra manuscrita me dijeron que lo tape -al gallo- para que no cante tanto, siempre hay cosas raras en un pueblo", manifestó indignado por la situación, pero al mismo tiempo sorprendido.

"Los inspectores fueron varias veces a casa, pero yo lo tomaba a risa, acá hay gallos en todos lados. Ahora hay un country en el que viven todos los bacanes y hay uno que tiene como 60 gallinas, pero nadie le dice nada. El mío es un gallo normal", contó.

Y agregó: "La primera vez que vino -el vecino a quejarse- lo eché y le dije que cuidara a su señora, porque la dejó en un geriátrico tirada por problemas de mente, que se dedique a la mujer y no a mi gallo".

Consultado respecto del lugar donde tiene al animal de granja, señaló que "yo tengo campo y me gusta la noche, por eso tengo un bar. En el campo hay zorros y ya me mataron todas las gallinas, las ovejas, me hicieron un desastre, entonces me lo traje al pueblo".

"Hay cosas peores acá en Pringles y las tapan. Motos, coches que salen con la música a fondo y nadie dice nada. Yo al gallo no lo voy a sacar y que se tapen ellos la cara si quieren", sintetizó.

"Estas cosas tienen que resolverse con diálogo"

El intendente de Coronel Pringles, Lisandro Matzkin, también habló con este medio sobre la insólita polémica, y afirmó que "estas cosas tienen que resolverse con diálogo, de otra manera".

“El hombre del gallo había sido denunciado por varios vecinos. Había uno que protestaba por el árbol y el otro por el gallo. Llegaron a un acuerdo: uno podaba la planta y el otro movía el animal o lo ponía en un lugar oscuro. El vecino que tenía que podar el árbol cumplió y el otro no”, dijo el jefe comunal.

Luego aclaró que “el juez de faltas determinó la multa y ahora puede hacer el descargo o pagar de forma voluntaria para que pague la mitad”. “Yo quiero a los animales e incluso tengo gallos. Me parece una cosa de color lo que pasó. Estas cosas tienen que resolverse con diálogo”, cerró.

Lo más leído