WhatsApp de Publicidad
Seguinos

"el más humano de los dioses"

El recuerdo del periodista bahiense que entrevistó a Maradona en Marisol

Walter Gullaci es un periodista de Bahía Blanca con más de 30 años en el diario La Nueva Provincia. En enero del '94 cumplió el sueño de muchos: entrevistó a Diego Maradona, en el balneario Marisol.

Hoy, un día después de la muerte del astro argentino, el profesional recordó ese momento. Pero primero, en diálogo con LA BRÚJULA 24, contó cómo le impactó la triste noticia de la partida del 10. "Creo que es como la muerte de un pariente querido, cada uno lo llora a su manera. Me encantó una frase de Valdano, que lo trató de un Dios sucio de barro humano. Es cierto, porque es el Dios más humano de todos".

Sobre aquella recordada nota, dijo que "en enero del 94 salía de aquel episodio en que le había tirado con un aire comprimido a un grupo de periodistas y se había recluido ahí, en Marisol. Yo sinceramente tuve algunos pantallazos que pintaban de cuerpo entero su realidad".

"Fuimos con un fotógrafo muy querido para mí, que hoy ya no está, y con Pablo Pallero. Apenas llegamos nos metimos en un negocio, Dalma y Yanina cuando vieron la cámara huyeron despavoridas. Esa fue la primera imagen, como que uno entendió todo, el nivel de exposición que tenía esta gente", dijo.

Y agregó: "Fuimos en un Renault 12 que volaba en la ruta. Recorrimos Marisol y vimos a Claudia regando un jardín de una casa muy precaria, eso lo mostraba de cuerpo entero. Todo era así, imágenes muy fuertes, llegamos a él y nos trató mal al principio, pero nos quedamos y nos atendió".

En ese mismo sentido, el profesional bahiense contó que "no hubo manera de cortar el hielo hasta que empezamos a charlar, yo pensaba como abordar el tema de las adicciones, que era tema del momento. Le dije que le preguntaba no como periodista, que mi madre estaba preocupada y quería saber cómo estaba. Él se paró y me dijo 'Estoy impecable'. A partir de ahí se soltó y al final nos pidió que nos quedáramos a comer un asado. Pero con todo el pudor que me daba porque era como demasiado, no nos quedamos. Después de muchos años lo volví a encontrar con el negro Santiago, en una conferencia de prensa en Sudáfrica, y con el negro lo mirábamos perplejos".

"Nosotros pasamos por situaciones algunas bellas y otras traumáticas, la más fuerte fue haber ido a Yugoslavia en plena guerra, en el 95, un año después de eso. Pero lo de Diego es imposible porque te marca. Yo digo que hubo que estar un minuto en la piel de este pibe, no fue sencillo. La genialidad que tenía con la pelota contrastaba con otras cosas más complejas", rememoró.

Y agregó: "Mi hija a veces me preguntaba cómo podía defenderlo si había visto una foto suya, desnudo en Cuba con dos adolescentes, y me dejó mudo. Es difícil poder tener un análisis complejo sobre la vida de Maradona con todos los contrastes que tuvo. Yo creo que todos debemos entender de dónde salió Diego, con unos padres divinos, pero con un montón de carencias".


Lo más leído