WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Su hijo lucha por su vida

“No creo que haya sido un accidente”

María es la madre de un joven que días atrás recibió un disparo en el abdomen, hecho por el que habían detenido a su mejor amigo. Y asegura: “Ahora es como que se burla de nosotros”.

Manuel Cornejo tiene 21 años y, desde hace varios días, está peleando por su vida en el Penna. Sufrió un impacto de bala en el abdomen en medio de un confuso episodio, el cual involucra a un amigo suyo llamado Damián Cuello, y ahora la Justicia se encuentra investigando el caso.

María es su mamá y, con la voz entrecortada y muy nerviosa por la delicada situación, habló con el móvil de La Brújula 24. Pidió que las autoridades hagan lo que deben. “Estoy destrozada, mi hijo sigue grave, ahora estamos esperando el parte médico. Ayer quisieron sacar el respirador pero no se pudo, las heridas que le causó la bala son todas graves”.

“Tiene todo muy comprometido, no entiendo nada de todo lo que le pasó. Él llegó el jueves a la tarde de trabajar, nos abrazamos como siempre el viernes y le dije que me iba a dormir. Me avisaron a la tarde que lo habían baleado y estaba en el hospital”, recordó.

Y agregó: “Me dicen que fue accidental, pero yo no creo que haya sido así. Si estuvo sentado en una mesa con otras personas como dicen la bala tendría que haber sido más abajo. La verdad que no entiendo nada. Tiene la herida justo en el estómago”.

“Siento mucha impotencia –por la liberación de Cuello– y bronca porque él se burla, pasa por el frente de la casa de mi hermano. Es como que no le importa nada. Yo le pregunto a la Justicia si me hago la loca y lo lastimo a él, ¿voy a salir en libertad? La familia de él nunca fueron capaces de decirme o preguntarme cómo está mi hijo, nada, simplemente burlándose por Facebook. No necesito nada porque no los quiero ni ver, pero por lo menos que se preocupen por cómo está”, argumentó con indignación.

Y respecto de la relación de ambos, de Manuel y Damián, contó que “ellos son amigos de chicos, fueron al colegio, se criaron juntos, pero cambió a partir de que mi hijo se juntó con una chica. Hizo como un clic en su cabeza y tomó más la responsabilidad de salir a trabajar y estar bien”.

“Estoy muy mal, todavía no caigo cuando veo a mi hijo en el hospital”, concluyó.


Lo más leído