WhatsApp de Publicidad
Seguinos

20 años del doble crimen

"El caso me marcó para toda la vida", confesó la fiscal Claudia Lorenzo

Una de las funcionarias judiciales que trabajó en la investigación recordó aquellos días en los que "se investigó todo, sin descartar ninguna línea".

Foto: La Nueva.

La noche del 27 de agosto de 2000 marcó un hito para la vida de todos los bahienses. El macabro desenlace de María Victoria Chiaradía y Horacio Iglesia Braun ponía a la ciudad en el foco del mapa de la inseguridad, en una comunidad para nada acostumbrada a este tipo de hechos.

La fiscal Claudia Lorenzo participó de la investigación y, en diálogo con LA BRÚJULA 24, describió sus sensaciones --dos décadas más tarde-- de aquel proceso que demandó un trabajo de casi 24 horas diarias sin pausa para llegar a la verdad y obtener justicia.

"Juré en septiembre de 1998 y la desaparición de los chicos fue el 27 de agosto de 2000. A favor tenía que al lado mío se encontraba el doctor Eduardo D´Empaire quien traía toda su experiencia de su trabajo en Buenos Aires", enfatizó Lorenzo, en su charla con el periodista Germán Sasso.

Fiscal Claudia Lorenzo.

Y se trasladó mentalmente a aquel instante: "Recuerdo que era domingo, 10:30 de la mañana y estaba nevando en Bahía. Recibí un llamado del jefe de la DDI, algo que de por sí me sorprendió. Antes se esperaba unas horas por protocolo por la desaparición de una persona, pero al tratarse del hijo de un comisario se establecieron otras medidas. Luego, lo que todos sabemos, el hallazgo del vehículo y el 3 de septiembre, de los cuerpos".

"Se investigó todo, no se descartó ninguna línea. La causa tiene más de 90 cuerpos. Se tuvo en cuenta hasta la hipótesis de que tenga que ver con un ajusta de cuentas contra el comisario Iglesia. Se analizó todo el trabajo anterior de él. Se habilitó un 0800 que atendíamos nosotros mismos, evacuando cada llamado a esa línea. Hasta llegó a decirse que a los chicos los había matado alguien de la AFIP y eso también se investigó", mencionó la fiscal en otro segmento de la entrevista radial.

Recapitulando, rememoró que "en el 2003 se logró el primer juicio, por el robo del vehículo y en 2013 el segundo por la autoría material del doble crimen. De los tres, solo uno fue condenado, recibió perpetua, fallo confirmado por Casación falleciendo hace poco tiempo mientras cumplía el arresto domiciliario".

"Es muy difícil entender la psicología o psiquiatría de determinadas personas. Qué les pudo haber desatado, algo tan terrible, es quizás aquella búsqueda de impunidad. Fue un juicio difícil para Bahía Blanca, por el carácter mediático del mismo. Que llegaran a la ciudad abogados como Miguel Ángel Pierri o tener el móvil de Crónica TV en la puerta de mi casa hace aún más valorable la labor que realizamos", sostuvo la fiscal.

Por último, Lorenzo dejó una reflexión: "Fueron diez años de mi vida y hasta un poco más. Sigo en contacto con las familias, el trabajo continúa y en lo personal me marcó".


Lo más leído