WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Columna de los viernes

Emotivo homenaje de Rafael Emilio Santiago a su padre

Ante la inminencia del Día del Padre, el periodista Rafael Emilio Santiago, columnista del programa "Bahía Hoy", que se emite por LA BRÚJULA 24, realizó un muy emotivo homenaje al suyo, don Pedro Argentino Santiago.

"Acá estoy, preparándome para un melancólico Día del Padre. Tampoco es una decisión de alguien al que podamos criticar por eso, es algo mundial", reconoció el experimentado comunicador. Y agregó: "De todas formas, que buena excusa para una entrañable vocación".

Aquí, el recuerdo de su papá

"Mi viejo fue un 'biotipo' de sus tiempos, no compraba plazos y no precisaba confirmar nada, con un apretón de manos alcanzaba. Serio pero cálido, admirador de Alfredo Palacios, y daba gusto verlo pescar. Una vez le traje un reel de marca de los Estados Unidos, él se lo mostraba a los amigos y lo guardaba de vuelta. Lo terminé usando yo y años después me lo robaron".

"Hincha de River mi viejo, cuando veíamos algún partido juntos dejaba pasar alguna reflexión. Por ejemplo, él descreía de los jugadores muy rubios. Salvo algunas excepciones, le gustaba Batistuta. 'Al fin uno que le pega con las dos', decía. Y para él, José Moreno fue lo mejor que salió de acá, incluido Diego".

"Era el menor de su casa y trataba de señor a todo prójimo, sonreía seguido. 
Yo puedo recordar unos cuantos domingos de ir a la cancha juntos, quizás menos de los que hubiera querido. Debería haber ido más. No tuvo mucha suerte con la fecha porque cumplía años el 17 de junio, cerca del Día del Padre, entonces era un solo festejo. Igual nunca faltaba el asado".

"Fue un aficionado al boxeo, y vivió los grandes cambios de la comunicación. Muy de pibe escuchó la legendaria pelea entre Firpo y Dempsey por radio. En realidad lo que oyeron fue una serie de descargas muy confusas, poco claro, pero no había otra forma. A tal punto que al principio pensaron que había ganado el argentino, era una sucesión de tremendos ruidos encadenados".

"Muchos años después, con ese mismo viejo nos quedamos a ver por televisión color una pelea de Alí en África y estaba impactado. Hasta ahí llegó su relación con los avances de la comunicación. ¿Para qué más? para él lo valioso era lo interior. Años de apagar incendios como bombero voluntario y fundamentalmente la honradez total. Un hombre de otros tiempos, demasiado bueno".

Lo más leído