WhatsApp de Publicidad
Seguinos

impactante

Nuevo papelón en el juzgado de Ejecución

Una denuncia desata un nuevo escándalo en torno al suspendido juez Brun. Además, en esta imperdible edición, el "Oreja" Barragán entra en la historia del Penna. La puja de los comerciantes de indumentaria y calzado. Y mucho más...

El "Oreja" quedará en la historia

Sabido es el escándalo que generó la prisión domiciliaria del narco Miguel Ángel “El Oreja” Barragán que, tras ser excarcelado del penal de Devoto, volvió a Bahía Blanca y dio positivo en coronavirus.

La controversia generó movimientos en la Justicia Federal, que analiza el futuro de Barragán. Su estadía en el Hospital Penna no estuvo exenta de polémica, pues una médica denunció que lo vio deambulando por los pasillos. Tras ello, el Tribunal Oral dispuso que lo custodiara la Policía Federal Argentina en la puerta de la habitación.

Con la denuncia formal de la profesional y otros elementos reunidos en el expediente, el TOF resolverá en las próximas horas las medidas que tomará con el imputado. Si los jueces se basan en los testigos que afirman haberlo visto “dando vueltas”, es difícil que el “Oreja” retorne a su casa. Y si así fuera, no será en las mismas condiciones –sin pulsera ni custodia– en las que estaba antes de ser internado. Su traslado a otra institución era lo más probable al momento de esta nota.

Pero más allá de su situación procesal y su futuro alojamiento, Barragán quedará en la historia de la medicina bahiense. Es que se convirtió en las últimas horas en el primer paciente del sistema de salud local y regional en ser sometido al tratamiento con plasma. Y, por lo menos hasta la publicación de esta nota, el resultado en su salud era notable. “Su recuperación fue fenomenal luego de tratarlo con plasma”, describió una fuente médica que sigue de cerca el caso.

Barragán dio su consentimiento para pasar a ser el paciente cero de este innovador tratamiento en Bahía. Antes de ser sometido al procedimiento, debió firmar un documento que le notificaba lo siguiente: “Es nuestro deber informarle que a la fecha no se sabe si el plasma de una persona convaleciente será un tratamiento eficaz contra el COVID-19, existiendo la posibilidad de que usted no obtenga ningún beneficio. Este es uno de los pocos tratamientos conocidos que existen hasta el momento y, aunque usted debe saber que aún no se ha demostrado que funcione, hoy no existe ninguna alternativa mejor que la transfusión de plasma convaleciente de COVID-19”.

La terapia consiste en hacer transfusiones de plasma de la sangre de quienes ya se han recuperado de la enfermedad a pacientes que aún estén luchando contra ella.

Todo el mundo tiene derecho a intentar redimirse de sus tropelías: se llama karma positivo. Y Barragán, más allá de su beneficio personal, hizo un aporte a la medicina y a la comunidad. ¿Veremos el busto del “Oreja” en los pasillos del hospital?

Otro escándalo en el juzgado de Brun

La realidad casi siempre supera a la ficción. Mientras el juez Claudio Brun continúa de licencia a la espera de conocer si será sometido a juicio político por los otorgamientos de varios arrestos domiciliarios polémicos, ahora se suma un elemento escandaloso. No lo involucra a él directamente, pero sí a un importante funcionario de su juzgado de ejecución.

Esta sección pudo saber, que en la Suprema Corte tramita un sumario contra el secretario penal Eduardo Guglielmi por “presuntas conductas indecorosas”. Según ese expediente interno, el funcionario fue acusado de filmarle y fotografiarle los glúteos a una compañera.

El hecho en cuestión habría sucedido cuando Guglielmi trabajaba en el Juzgado en lo Correccional N°4, bajo las órdenes de la magistrada María Laura Pinto de Almeida Castro. Según reza el extracto judicial, el atrevido secretario fue descubierto por una tercera persona cuando enfocaba el trasero de su compañera.

El alboroto -que tendría un registro fílmico- motivó que la jueza iniciara un sumario interno y desplazara a Gugliemi, que estuvo dispuesto a renunciar. Ahora, cobijado en el juzgado de Brun, espera una resolución de la Corte.

“Esperemos que algún día dejemos de ser noticia, sino tendremos que creer eso de que este piso está embrujado”, resumió un antiguo empleado judicial de Colon 46.

Fuego cruzado

Depende con quien se hable, las versiones sobre el conflicto por la no apertura de los comercios de indumentaria y calzado en Bahía son muy variadas. Desde la hipótesis política hasta la sanitaria, pasando por la del “olvido” hasta una congestión de expedientes en despachos platenses.

Que el gobierno bonaerense, al igual que CABA, están atendiendo las urgencias del AMBA no es novedad. Los lugares donde el coronavirus “no explota” pasan a un segundo plano. De esta manera, y paradójicamente, estar más aliviados en términos sanitarios no aseguró en el resto de la provincia la apertura automática de la cuarentena.

La centralidad histórica.

Dios es argentino pero atiende en Buenos Aires (o en La Plata). En tiempos “normales”, los asuntos del Interior tardan en resolverse cuando llegan a las capitales, ni que hablar en momentos de caos planetario.

Al hecho de que la prioridad –con cierta lógica– está puesta en otro lado, al caso de Bahía se le sumaron otros ingredientes. El chisporroteo político y la “presión de la calle” no ayudaron a que la cosa caminara más rápido en Gobernación.

“Están haciendo política, a nuestro bloque (de concejales) los dejaron expuestos al pedo ante los comerciantes. Ellos (por Juntos por el Cambio) aprovecharon la situación y eso no se hace. Los cocoritos no nos van a correr”, relató un funcionario con despacho importante en la ciudad de las diagonales tras la sesión en el HCD local en la que el peronismo no acompañó un reclamo formal a Kicillof mientras se producía una ruidosa protesta callejera.

Otra autoridad bonaerense buscó la explicación estrictamente por el lado sanitario: “Se va a habilitar si se tiene que habilitar, Bahía está saliendo de un brote. No se puede decir que está a salvo del virus. Estamos monitoreando eso.”

En Punta Alta, por citar la localidad más cercana, los mismos rubros que se reclaman abrir en Bahía fueron autorizados en tiempo record. Mientras aquí el protocolo de indumentaria y calzado fue enviado el 11 de mayo y aún no tuvo respuestas, en Rosales se lo solicitó el 4 y en menos de una semana fue habilitado. Lo mismo sucedió con escribanos y abogados.

Más allá de la espuma, Gay mantiene un dialogo decente con la ministra de Gobierno Teresa García, que había señalado en LA BRUJULA 24 que “calzado e indumentaria” no iba a ser habilitado.

El sindicalista Miguel Aolita, actor clave en este tema, se opuso a que los comercios volvieran a trabajar con el primer y único protocolo enviado. Y la llave para resolver la cuestión puede estar ahí: un protocolo de higiene es más estricto. El jefe de los mercantiles será el árbitro, algo que enfurece a muchos comerciantes. “Mira detalles y no se da cuenta que si nos fundimos sus afiliados se quedan sin trabajo”, repiten. En tanto, desde el gremio de calle Rodríguez, responden que “la salud es la prioridad y la obligación es cuidar al trabajador. Nosotros no tenemos la culpa de la pandemia”.

La invitación a una apertura compulsiva para esta semana es más una bravuconada que algo pensado, pues esa acción le traerá al comerciante más complicaciones que soluciones. Se expondrá a una causa federal.

Tomala vos, dámela a mí.

La oposición política local devolvió gentilezas a Gay tras la sesión del Concejo y salió al plantearle que “si tantas ganas tiene de ayudar a los comerciantes que firme un decreto y habilite la actividad”. El Intendente preguntó a la asesora letrada Karina Mahón si existía una posibilidad de hacer eso y le respondió tajante: “Es delito”. Un decreto municipal no puede anular uno presidencial, sería una ilegalidad.

Por su parte el legislador y líder de La Campora, Gabriel Godoy, se involucró en el conflicto y se comunicó con altos mandos del Gobierno. Hay teléfonos directos que sólo él tiene con el poder. Esos interlocutores le respondieron que se meterían en tema para buscar una salida: la elaboración de un nuevo protocolo también apareció aquí como la solución.

Delegaciones

Además del retorno de Ignacio Caspe a la función pública, en este caso a la delegación Noroeste, en los próximos días habrá novedades en la delegación Norte. Gay tiene pensado dividirla en dos. Ya es una decisión tomada y se debe mayormente a su enorme extensión. Ya hay dos lugares que suenan para instalar las oficinas de la nueva dependencia: el predio de la Corporación o el Parque de la Ciudad. Por el momento, no hay en carpeta ningún nombre de quién se hará cargo de dirigirla.

Gay viene sosteniendo que Bahía creció mucho y que debiera haber más delegaciones. Harding Green sería la próxima a desdoblarse, esa jurisdicción tiene casi todas sus calles de tierra y es amplísima.

Baylac duró poco

El exdiputado y vocero de Fernando de la Rua, Juan Pablo Baylac, se quedó sin trabajo. Jean Paul venía gerenciando una radio FM pero en los últimos días se desvinculó.

Según pudo saber esta sección, Edgardo Levantesi –propietario de Radio Palihue– decidió “cambiar el perfil” del medio y Baylac quedó afuera del proyecto. El radical, que aparece en las redes sociales como un duro crítico del gobierno peronista, venía produciendo informativamente la emisora de calle Casanova y aprovechaba sus viejos contactos para poner al aire a distintos dirigentes políticos. Pese a sus esfuerzos la cosa no terminó de la mejor manera.

Las universidades, complicadas

Un ejemplo palpable de la crisis económica que atravesamos se puede ver en las universidades bahienses: la UNS y la UTN. Si se toma en cuenta que este año no se aprobó la Ley Nacional de Presupuesto y que la última aprobada fue la de 2019, y que tenía en cuenta una inflación para el año que pasó de 23%, no sería tan errado concluir que las universidades están con un año y medio de atraso con respecto a sus números.

En las universidades grandes, casi todo se va en sueldos. “Ahora, los legisladores de la oposición pidieron un informe con respecto a ese tema, pero con ellos gobernando teníamos el mismo problema”, comentó alguien del riñón de las universidades.

Un dato concreto que involucra a la UTN es elocuente: la institución pagaba ítems que no están en el presupuesto con producidos propios, como capacitaciones a personal de empresas y distintos contratos con privados. Todos se cayeron por la pandemia. Además, los proyectos de responsabilidad social empresaria también se dieron de baja. Pero eso no es todo, porque el segundo trimestre de este año no recibió ni un centavo desde Nación. Bingo.

¡Una buena!

En unos diez días ya va a estar funcionando el nuevo tomógrafo Phillips del Municipal. Con certificado de COVID-19 negativo, hace ya algunas jornadas llegó de Capital un técnico especializado que es el encargado de “ponerlo a punto”. Tengamos en cuenta que no todos los días se estrena un aparato que cuesta 451 mil dólares. El 80 % del dinero lo aportó el Municipio, y el resto el propio Hospital. En cuanto al que hasta ahora utilizaba la institución, se devuelve a la empresa que lo fabrica, tal como si fuera un comodato.

Lo más leído