WhatsApp de Publicidad
Seguinos

falta de cigarrillos

Confirman que la producción se habilitaría en "muy corto plazo"

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, dijo en declaraciones televisivas que la actividad de las fábricas de cigarrillos “se habilitará en muy corto plazo para volver a trabajar y generar un flujo más normal. Eso depende de autoridades municipales y provinciales. Por su parte, la actividad de producción de tabaco no está frenada, sino en pleno desarrollo y el Estado está aportando los protocolos para que las actividades se realicen. También se están haciendo los pagos de la redistribución del Fondo del Tabaco”.

El diputado provincial jujeño Alejandro Slopek comentó a Super Campo que los municipios y las provincias ya han presentado los protocolos ante el ministro de la Producción, Matías Kulfas, y se aguarda su aprobación en las próximas horas. “Esperamos que esto ocurra en el menor tiempo posible, ya que los productores necesitan dinero para hacer los almácigos que se plantarán en agosto”. Una vez que las fábricas comiencen a trabajar, “el abastecimiento se normalizará en los siguientes 7 a 10 días, nos dijeron desde las empresas”, agregó el diputado de Jujuy.

Las fábricas que producen cigarrillos en la Argentina no operan desde el 20 de marzo, cuando se dictó el aislamiento preventivo, social y obligatorio por parte del Gobierno Nacional y no entraron en las excepciones posteriores. Esta situación está generando desabastecimiento, con fuertes faltantes de marcas y presentaciones de cigarrillos. Esta situación podría profundizarse y golpear profundamente al canal comercial, sobre todo a los kioscos, cuyos ingresos dependen en un  80% de la venta de cigarrillos.

El fisco también ve reducidos sus ingresos por esta situación. Se calcula que se recaudan 100.000 millones de pesos en materia de impuestos por venta de cigarrillos y por cada día en que no operan las tabacaleras se pierden 700 millones de pesos de recaudación, afirman las cámaras del sector. El 80% del precio de venta al público corresponde a impuestos y una parte de ellos va al Fondo Especial del Tabaco, que se redistribuye en las provincias productoras.

La pandemia generó un aumento del consumo de cigarrillos. Según el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría del Pueblo bonaerense, «el 21% de los encuestados que consumen sustancias desde antes de la cuarentena reconoció haber aumentado esta práctica en las últimas semanas”, donde los fumadores lo habrían hecho en un 40%.

Luis Basterra consideró que el tabaquismo “es un vicio humano que cala hondo y sigue teniendo demanda. En esta situación de confinamiento el cigarrillo para mucha gente actúa como atenuador de la ansiedad y la angustia. Son sensaciones encontradas. Hay que transformar una industria que genera muchos puestos de trabajo en el campo, e ingresos por exportaciones. Es un desafío como sociedad salir de otra pandemia como es el tabaquismo de la manera más ordenada posible para no afectar a las fuentes de trabajo”. 

Fuente: Perfil


Lo más leído