WhatsApp de Publicidad
Seguinos

punto por punto

Qué dice el "Pacto Social" firmado por el Presidente

Todas las partes asumieron "el compromiso de trabajar juntos" para enfrentar la situación que atraviesa la Argentina. Deuda, hambre, salario, inflación y jubilados, entre los temas salientes.

El gobierno nacional y referentes de los sectores empresarios, sindicales y de los movimientos sociales suscribieron este viernes un documento en el que asumieron "el compromiso de trabajar juntos" para enfrentar la situación de emergencia por la que atraviesa la Argentina, y sobre esa base, "construir un conjunto de consensos para lograr un desarrollo inclusivo y sostenible".

"La Nación atraviesa una situación de grave fragilidad económica y social. Necesitamos estar más unidos que nunca para enfrentarla y superarla", señala el "Compromiso Argentino por el Desarrollo y la Solidaridad", que fue firmado durante un encuentro que encabezó el presidente Alberto Fernández en la Casa Rosada.

Junto al mandatario estuvieron el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; los ministros del Interior, Eduardo de Pedro; el de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Claudio Moroni; de Desarrollo Social, Daniel Arroyo; de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra; representantes de los trabajadores entre los que se contaron Héctor Daer, Carlos Acuña, Hugo Moyano, Andrés Rodríguez y Víctor Santa María; el presidente de la UIA (Unión Industrial Argentina), Miguel Acevedo; representantes de distintas cámaras empresariales (CAME y APYMEL); la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y movimientos sociales (Corriente Clasista y Combativa, Barrios de Pie y el Frente Popular Darío Santillán, entre otros).

El documento indica que uno de los problemas "urgentes" a abordar es el del endeudamiento público, que "por su magnitud y la inmediatez de los compromisos de pago" representa un "claro desafío" para lograr una "resolución sustentable", y en ese marco expresó la "confianza y respaldo a la gestión que ante los acreedores privados y organismos internacionales realizará el nuevo gobierno argentino".

"La voluntad de pago requiere condiciones compatibles con la atención de la deuda social y el crecimiento de la economía, en el marco de una ética pública de las prioridades que ponga a la dignidad humana por encima de cualquier otro interés", ya que "sin ello, sería imposible cumplir con las obligaciones que asuma el país", manifiesta el texto.

Puntualiza además que "no será la mera negociación de una administración", sino "una tarea colectiva de todo un país que reclama poner a la producción y al trabajo por encima de la especulación financiera y la fuga de capitales", y que permita "construir una nación solidaria, desarrollada y justa".

Motivados por el "deseo compartido de volver a ser una Patria unida, capaz de acrecentar el bienestar sobre la base del trabajo, la inversión productiva y una justa distribución de la riqueza", los distintos sectores señalaron luego su intención de empezar "por ofrecer respuestas a los últimos para llegar a todos", desde "lo más urgente para luego abordar juntos lo más importante".

También el texto advierte que "urgente es, en primer lugar, dar respuesta a la trágica deuda social con los argentinos y argentinas que sufren hambre y problemas de alimentación", y "ante el aumento abrupto de la pobreza" expresa el compromiso de "contribuir con un esfuerzo extraordinario a la obligación moral de poner en la mesa de todas nuestras familias el pan que a ninguna le debería faltar".

Los diferentes sectores destacaron que "juntos, sin uniformidad ni unanimidad, pero sí con un fuerte compromiso colectivo", aceptaron "el desafío de edificar consensos de largo plazo, que vayan más allá de un período presidencial", que incluyan "metas compartidas y posibles de alcanzar en distintas etapas", pero aclaran que "no se trata de un compendio de buenas intenciones, sino de logros y objetivos muy concretos".

Para procesar esos acuerdos coincidieron en la necesidad de poner en marcha un Consejo Económico y Social que trate, en debates "multisectoriales e informados", una agenda en la que "se debe incluir como temas prioritarios un esquema equitativo y sustentable de actualización de haberes jubilatorios y tarifas de los servicios públicos".

"Somos conscientes del efecto devastador de la inflación sobre el salario, la inversión productiva y, en general, la tranquilidad de nuestros hogares", manifestaron en el texto, y por ello "el reordenamiento fiscal y monetario que el Estado se ha comprometido a llevar adelante se debe reforzar en su efectividad con el curso de conductas sectoriales responsables, en especial en lograr la estabilidad de precios".

Asimismo, se coincide en "la importancia de crear más empleos de calidad y erradicar la precariedad, alentar la inversión productiva y las exportaciones de valor agregado, facilitar el acceso al crédito bancario para la vivienda y la producción, promover a las Pymes, mejorar la competitividad de la economía, alentar una integración con el Mercosur y el mundo, y vincular la ciencia con la creación de valor", entre otras metas.

Fuente: TN

Lo más leído