WhatsApp de Publicidad
Seguinos

efectos de la cuarentena

Dueños de gimnasios de la ciudad elaboran un protocolo para reabrir

Uno de los rubros que más está sufriendo la paralización de la actividad es el de los gimnasios. En Bahía Blanca, decenas de miles de personas acudían con frecuencia a estos espacios para entrenar y llevar una vida más saludable hasta que la pandemia se hizo una realidad y obligó al cierre de los centros de entrenamiento.

El dueño de uno de ellos es Raúl Herrero, quien en diálogo con LA BRÚJULA 24 describió la dramática situación que atraviesan sus colegas al tener casi tres meses sus locales cerrados, un impacto desde el punto de vista económico muy duro para afrontar el día a día.

"Estamos desarrollando para tener listo en las próximas horas un protocolo similar al que se utiliza en España, con algunos agregados. Es imposible después de 45 minutos de actividad, desinfectar en 15 minutos con un trapito con lavandina o alcohol en un gimnasio donde hay barras, mancuernas y máquinas, además de los cinco mil kilos en pesas. Te lleva mucho tiempo y tenés que contratar personal especial porque el profe no puede abocarse a eso", señaló Herrero, en el programa "Una Buena Razón".

Y señaló enfáticamente que "así como está planteado no es viable. Desde mi punto de vista como químico, uno de los temas fundamentales que yo creo que hay que llevar a cabo es que la persona no utilice el vestuario para bañarse, pese a que el virus no se propaga a través del agua. Además, el otro punto es sectorizar los trabajos. Por ejemplo, no hacer tres grupos musculares, sino hacer uno solo. Otorgarle una barra con un set de kilos y mancuernas para hacer pecho o espalda. Además, entregar un pulverizador para pasarle con una toalla al equipo que esa persona utiliza".

"También sugerimos que se implemente el uso de guantes de látex, los cuales sean descartados en un cesto de la puerta del gimnasio al final del entrenamiento. Así se evita tocar con las manos cada máquina o elemento. Además, del uso del barbijo que entendemos debe ser obligatorio. Otro ítem es definir horarios para cada alumno, que acuda por turnos y definir un número según los metros cuadrados", recalcó el profesor en otro segmento de la entrevista radial.

Por último, Herrero afirmó que este protocolo "se presentará formalmente ante el intendente municipal, el secretario de Deportes y de Gobierno y, si es posible, al Concejo Deliberante. Queremos que entiendan que tenemos conciencia de lo que pasa tanto en materia de salud como económica. Hay dueños de gimnasios que viven de alquilar los equipos y hacen malabares para llegar a fin de mes. Muchos nos critican por ser insensibles, pero este es mi trabajo de toda la vida".

Lo más leído