WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Tiene 9 años

"Me quiero ir con Dios", el conmovedor relato de un nene víctima de bulliyng

El posteo de una madre de Río Gallegos conmovió a todo el país. El pequeño es víctima de malos tratos desde primer grado y debió abandonar la escuela.

Una madre denunció mediante Facebook que su hijo de 9 años sufre bullying por parte de sus compañeros de clase desde que iba a 1° grado, en una escuela de Río Gallegos.

"Toda persona que conoce a mi hijo sabe cómo es. Pero hoy nos encontramos en una situación espantosa, ya que no quiere volver al colegio por el bullying que le hacen 3 mocosos. Le pegan, lo insultan y ayer me dijo algo que me dejó helada, que se quiere ir con Dios para que no le peguen más", mencionó Belén, la mamá del pequeño en su cuenta de Facebook.

"Hablen con sus hijos, que si un chiste hace sentir mal al otro, no es gracioso. Hablemos del bullying en los establecimientos escolares. No normalicemos y digamos que es cosa de chicos. Vemos constantemente chicos que se suicidan por la presión que sienten", agregó en su posteo.

Luego, en una entrevista radial, la madre de este nene mencionó que "las molestias empezaron en primer grado cuando los compañeros de curso le sacaban las cosas de la mochila, le rompían los lápices. Pero a medida que fueron pasando de curso, el nivel de violencia fue creciendo.

"El año pasado venía con golpes, pero no de golpes de un nene que se cayó, sino moretones en la boca del estómago, una vez vino con el guardapolvo cortado", contó y agregó que además lo insultaban, y que «el hostigamiento diario era espantoso, todos los días venía llorando".

Después de realizarse actas y llamados de atención a los padres, la violencia siguió, por lo que quisieron sacar a mi nene del curso, pero la madre se negó, porque él no es el problema.

Sin embargo, ante la repercusión que tuvo la denuncia en las redes sociales, desde el Consejo Provincial de Educación se comunicaron con la mujer y le aseguraron que le van a buscar una vacante en otro colegio para el año que viene.

Ante esta delicada situación, el niño deberá resignar su educación y por el momento no va a asistir más a su escuela. "Hay amenazas de que le pueden pegar feo, o puede pasar algo mayor", dijo.

"Tenemos que prestar atención y no tenemos que hacer la vista a un costado ante los reclamos", cerró.

(Fuentes: Facebook y La Opinión Austral de Río Gallegos)


Lo más leído