WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Gustos caros

La excéntrica vida del "polinarco" puntaltense

Pileta, caballos pura sangre, perros, autos y una vivienda que mejoraba a la par del negocio.

El Subteniente Hugo Daniel Tello no era un policía más en Punta Alta. Su trabajo paralelo, vendiendo droga, le había comenzado a permitir darse gustos que sus pares de la fuerza no podían.

Cuando el jueves por la tarde se llevó adelante el allanamiento en su vivienda de calle Boulogne Sur Mer 559, lo que encontraron allí sorprendió a propios y extraños.

Para comenzar, según pudo saber la redacción de LA BRÚJULA 24, la casa parecía estar en un periodo de remodelación constante. Era evidente que con el ingreso de dinero la pareja podía ir acomodando habitación por habitación a gustos más sofisticados.

Pisos, muebles, electrodomésticos, e incluso, detalles en el patio de la propiedad daban cuenta de ellos.

Para los investigadores no fue sorpresivo encontrar un plato con cocaína dentro de un ropero, ni tampoco, un altar improvisado dentro de una estantería con figuras de San La Muerte.

Lo que les llamó la atención fue ver en el patio de la propiedad tres caballos, dos de ellos pura sangre de carreras; y los cuatro perros dogo de raza. A un costado, un corral con lechones terminaba de armar la pintura.

El área de esparcimiento al aire libre, debido a la caída del “polinarco”, quedó inconclusa. Una pileta de grandes dimensiones estaba acompañada, en soledad, por un sauce que se lo veía castigado por el viento.

Todo esto sin contar con los tres vehículos que tiene junto con su pareja, Verónica Sánchez, la cual también está detenida.

Quizás previendo cómo iba a terminar la historia, según pudo saber esta redacción, el padre de Tello habría acercado hace algunas horas a la comisaría puntaltense el arma reglamentaria de su hijo, junto con un certificado médico en el cual pedía licencia por contar con problemas psiquiátricos.

Lo más leído