WhatsApp de Publicidad
Seguinos

San Martín 569

Una persona ciega terminó herida por un medidor de luz mal puesto

Ocurrió hace algunos días. Si bien el tótem debería ser provisorio para utilizarlo sólo en obra, no lo corrieron y ya ocasionó varios accidentes.

La negligencia y el descuido por el otro está ocasionando varios dolores de cabeza en las veredas bahienses. 

Este caso puntual, que remarcaron desde el Observatorio de los Derechos para las Personas con Discapacidad, se dio en San Martín 569, pero de hecho son varios los puntos en la ciudad que tienen estructuras similares.

En San Martín 569 concluyeron una obra, pero se olvidaron de un pequeño detalle: quitar del medio de la vereda un medidor de luz provisional, conocido comúnmente como “medidor de obra”.

De allí, y tal como lo ilustra la imagen que acompaña este artículo, el tótem de cemento quedó justo en el medio de la vereda, sin cerco perimetral, siendo un verdadero obstáculo tanto para las personas con discapacidad motriz, como para aquellas personas con discapacidad visual.

Hace unos días una persona ciega se lo chocó y terminó cortándose la boca. Fue auxiliada en el momento por otros transeúntes, y con su malestar a cuestas, le comentó esta situación a los miembros del Observatorio.

Según información que le brindaron miembros del Observatorio a la redacción de LA BRÚJULA 24, en muchos casos una vez concluida la construcción, dejan este tipo de torres de cemento (que deberían ser provisorias) debido a que las multas son irrisorias, y por tal motivo, las pagan y continúan conectados a la luz mediante esa vía.

Claro está, lo correcto es que estuviesen sobre la línea municipal.


Lo más leído