WhatsApp de Publicidad
Seguinos

congelamiento de los combustibles

El Gobierno mantiene el precio en las estaciones de servicio

Es para morigerar el impacto de la devaluación en las petroleras. Se postergó la implementación de una nueva suba del impuesto a los combustibles.

Los precios minoristas se mantendrán hasta el 13 de noviembre.

En medio de la fuerte turbulencia económica y financiera, el Gobierno flexibilizó el congelamiento en los combustibles anunciados días atrás, aunque informó que se mantendrán los valores de expendio en las estaciones de servicio hasta el 13 de noviembre.

A través del decreto 601/2019, se elevó de 45,19 pesos a 46,69 el precio del dólar tomado como referencia para las operaciones con crudo llevadas a cabo en el mercado local.

Además, se estableció que el tope en el precio de las naftas y el gasoil
será para que los productos “que tengan como destino final el
abastecimiento de combustibles por pico de surtidor en bocas de
expendio (estaciones de servicio) no podrá ser superior al precio
vigente al día 9 de agosto de 2019″.

Otro punto importante de la decisión es que difiere la implementación de una nueva suba en el impuesto a los combustibles, que debía aplicarse desde el 1 de septiembre.

El decreto también establece una transferencia de 2,81 pesos por dólar para los productores de petróleo, llevando entonces el dólar de $46,69 a $49,50 para todos los barriles entregados al mercado interno por un periodo de 30 días.

Este monto agrega un 6% de aumento al precio del barril, por lo que se acumula un 9,54% de mayor precio para los productores. El costo fiscal de esta transferencia es de $1.550 millones de pesos y será solventado reasignando partidas del presupuesto de la Secretaría de Gobierno de Energía.

En sus considerados, el decreto señala que “dado que (el congelamiento) se trata de una regulación excepcional que incide en derechos y obligaciones emergentes de las relaciones entre particulares, corresponde atenuar su impacto en la medida que lo permitan las circunstancias”.

En ese sentido, fue justificado “como un primer paso para normalizar la fijación de precios del sector y no afectar el empleo, la actividad, la producción y las inversiones“.

Fuente: Clarín


Lo más leído