WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Mamá de Sofía Herrera en La Brújula 24

"Siento que a mi hija la voy a volver a abrazar"

María Elena Delgado repasó la desaparición de su hija, y cómo transita la búsqueda que ya lleva más de una década.

Pese a que en las últimas horas, la pista de una joven en la provincia de Chubut arrojó resultados negativos, María Elena Delgado no se rinde ni baja los brazos.

Ella es la mamá de Sofía Herrera, la joven que desapareció de un camping en Río Grande en 2008, y de la cual no se ha vuelto a saber nada. En diálogo con el programa "Nunca es Tarde" de LA BRÚJULA 24 FM 93.1, brindó detalles de cómo sigue su día a día.

Al respecto, María Elena mencionó que "hoy mi hija va a cumplir 16 ,el 30 de diciembre, y nunca hemos parado de buscarla. Hemos recibido cientos de denuncias, por mail, por redes sociales. Relatos increíbles hemos recibido. Sobre todo de cuestiones ilegales, de apropiaciones, de adopciones ilegales".

Resumiendo lo vivido en los últimos días, Delgado afirmó que "la chica que denunciaron que podría ser mi hija, fue alumna de mi hermana, porque ambas viven en Sarmiento. Mi hermana no podía creer que haya sido su alumna … Pero al final no era ella".

En otro pasaje de la charla, y haciendo referencia al principal sospechoso de la desaparición de la niña, María Elena confirmó que "todavía no lo pueden localizar. Se cree que José Dagoberto Díaz Águila puede estar en campos a las afueras de Punta Arenas, en Chile. Este chiquito, Néstor, que señaló a esta persona cuando Sofía desapareció, declaró y dio detalles, y a través de su retrato hablado es que lo busca hasta Interpol".

Según contó Delgado, el sospechado Díaz Águila "declaró espontáneamente en 2016 y dijo que Sofía le hablaba en sueños, y le tiraba de las patas. Dijo que un amigo la encontró llorando en una trampa para zorros y la mató con un palo. Fueron hasta el lugar que describió Díaz Águila con la justicia, y gracias a Dios no encontraron nada".

De igual manera aclaró que "un psiquiatra dijo que esas referencias hacia los sueños y un supuesto amigo, en realidad hacen referencia a él. Vivió muchos años como nómade, haciendo chozas en los campos, robando en las estancias y cazando. Pero por cuatro años, desde el 2012, trabajó de albañil en Río Grande y nadie lo detuvo".

Completando la descripción del ciudadano chileno, agregó que "tiene problemas psiquiátricos, estuvo internado, y además lo buscan porque apuñaló a otra persona".

Por último María Elena aseguró que "nada nos indica que Sofi no esté con vida. No se encontró nada de nada. Nos da la esperanza de que mi hija esté en algún lado. Yo siento que a mi hija la voy a volver a abrazar en algún momento, y eso me da la esperanza para seguir buscándola todos los días. Quizás en el día menos pensado, en el lugar menos esperado, podría aparecer".


Lo más leído