WhatsApp de Publicidad
Seguinos

incluye a una familia bahiense

Imperdible anécdota de Chilavert: cómo le cobró una deuda a Tinelli

José Luis Chilavert fue uno de los mejores arqueros sudamericanos de la historia y su capacidad en la cancha adquirió mayor relevancia cuando el paraguayo comenzó a marcar goles, además de evitarlos, y a levantar trofeos. Además, dejó su sello en el fútbol por su personalidad, por un caudal de declaraciones y conflictos que sostuvo en el tiempo incluso tras el retiro y, también, por haberse dejado marcar cinco goles para cobrarse "una deuda de Marcelo Tinelli".

En 1996, Chilavert era el emblema en el campo del Vélez multicampeón dirigido por Carlos Bianchi. Su popularidad y su prestigio estaban en un nivel tan alto que Tinelli lo convocó para ser parte de un concurso de su programa VideoMatch: en el Show Gol debía atajar los penales que desde sus casas "ejecutaban" los televidentes. ¿El premio por hacerle el gol? Un departamento, que por entonces, en tiempos de la convertibilidad (un peso, un dólar) costaba alrededor de 20.000 unidades de la moneda de Estados Unidos.

Para "patear", quienes salían elegidos debían recurrir a un cañón que se activaba con los botones del teléfono. Y ahí estaba, en el arco, de frente a la cámara y al disparador, Chivalert, listo para contener los tiros, casi siempre. "El acuerdo era que yo no ganaba ningún dinero y se lo donaba para fundaciones. En ese caso, para la DGI [actual AFIP] el dinero me generaba impuestos, que tenía que pagar yo. Entonces, le decía a Tinelli que tenían que pagarlos ellos", recordó el ex arquero hace un tiempo, invitado a un programa de televisión de su país.

"Al final, yo tuve que pagar unos 18.000 dólares. Entonces, un día, cuando llegó el programa, me dije que eran 5 tiros y 5 departamentos; calculé unos 100.000 dólares. La primera señora que jugaba, que era de Bahía Blanca, me decía «por favor, que mi esposo no trabaja» y no podía decirle que se quedara tranquila, que ya tenía un departamento. Entonces, tiraban y hacían los goles. Al tercero que me hicieron, Tinelli me preguntó si iba a ponerme una inmobiliaria y le dije que faltaban dos más", recreó Chilavert.

Algunos goles eran muy poco creíbles y las caras en el estudio empezaron a ser mostrar cierto nerviosismo, en especial la del conductor.

"Lo más importante era ayudar a la gente humilde y necesitada, que se quedó con los departamentos", completó el paraguayo. Aquél fue el último día en que se hizo el concurso.

Fuente: La Nación


Lo más leído