WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Copa de la Superliga

River decidió no jugar y se abrió el debate

Haciendo uso del sentido común, algo que no se está viendo en AFA, River optó por cerrar las puertas de su estadio y no jugar ante Atlético Tucumán.

Desde las 20.25 de este viernes, cuando River hizo público que no se iba a presentar a jugar con Atlético Tucumán, el fútbol argentino volvió a estar sacudido en un momento de extrema sensibilidad para toda la sociedad por el coronavirus.

Miles de especulaciones y explicaciones se abrieron a partir de la unilateral decisión del club y de los llamados de Leonardo Ponzio​ a los capitanes de la mayoría de los demás equipos de Primera División.

Desde entonces, nadie de River se manifestó públicamente, más allá del posteo de sus jugadores con el mencionado comunicado de la institución.

Pero ahora, ese hermetismo público empieza a abrirse un poco. "Debemos ser conscientes y que prime la salud, no el show. Los jugadores, en conversación con el cuerpo técnico y la dirigencia, entendieron que el show no debe continuar. Hay que aprender la lección que nos dejaron Italia, España y EE.UU. Desestimaron esta pandemia, declarada por la Organización Mundial de la Salud. River siempre priorizó la salud de sus jugadores, de sus rivales y sus colegas. No hay que ir muy lejos, la pandemia está en un momento de evolución en la Argentina y en algún momento hay que darle un corte para no continuar el contagio", le dijeron a Olé desde la cocina de Núñez.

La explicación surgió poco después de que el plantel de Atlético Tucumán y el árbitro Germán Delfino llegaran a un Monumental cerrado. También luego de que la Superliga notificara oficialmente la situación y avisara que "las actas fueron elevadas a las autoridades para que tomen las medidas pertinentes".

"Esta decisión del equipo de River excede cualquier rumor sobre la política dirigencial, no se puede tapar el sol con un dedo. En Tucumán, Manzur (el gobernador) acaba de suspender el fútbol por 30 días. Que prime la razón y la salud de nuestros jugadores, sus familias y colaboradores, debemos ser solidarios y entender que si no estamos un paso adelante de esta pandemia estaremos siguiendo los pasos de Italia, España y otros países que subestimaron el efecto contagio. Nada tiene que ver con la política dirigencial, queremos ser claros: respetamos totalmente otras posturas pero entendemos que antes que nada está la salud de nuestros jugadores y colaboradores directos, un partido a puertas cerradas reúne 3.000 personas que trabajan alrededor del evento a pesar de que la ciudad sólo permite 200 personas. Eso para tener una idea", agregaron en River para descartar cualquier especulación de la lucha de poder en la AFA.

En el medio, la fuente consultada por Olé recordó que Erbes fue el primero en pedir que no se jugara la fecha, que Lucchetti aclaró públicamente que tiene diabetes y también pidió no jugar, que Maradona "bancó a muerte" la postura millonaria como lo hizo Fabricio Coloccini, que Centurión escribió "no somos robots, somos personas" y que Pillud publicó que "los jugadores no somos inmunes al coronavirus".

En medio de todo, con el resto de la fecha jugándose a puertas cerradas, la última explicación de River resultó concreta: "El ánimo de la decisión de los jugadores de River es cuidar su salud, nada más simple que eso, y generar conciencia. Debemos pensar en la salud de los trabajadores y profesionales del fútbol, no miremos al costado, hay gente, hay familias, hay salud, hay vida".

Fuente: Olé.

Lo más leído