Macagno y una oportunidad única
27.11.2018 | 00:48

Hace ya algunos años es notable el crecimiento inmobiliario hacia la zona alta de la ciudad. Este fenómeno se da debido, en gran parte, a la llegada de servicios que hacen posible los desarrollos urbanísticos de gran volumen.

En general, la búsqueda por parte de familias jóvenes es de terrenos de un promedio de 600m2, con la idea de tener espacios verdes, ideales para disfrutar los fines de semana. En esta área de la ciudad se engloban, por nombrar algunos, Patagonia, Altos del Norte, Paihuén, Solares Norte, Bosque Alto, La Reserva, el Maitén, Las Cañitas, San Agustin y Barrio Nova Terra.

Desde sus inicios en 1928, Macagno es precursor en brindarle a la clase trabajadora la posibilidad de acceder a su primer vivienda mediante el pago mensual de una cuota accesible. Hoy esta financiación se limita, en términos de plazos, debido a la fluctuación económica actual.

Sin embargo, continúa con el mismo ímpetu, ofreciendo en este caso un nuevo loteo de 215 parcelas, con anticipo y cuotas fijas en pesos, Villa Harding Green, respondiendo a lo que denominan “cuota-ahorro”.

Esta propuesta es ideal para quienes pueden esperar la instalación de servicios mientras realizan el pago de cuotas.

La zona cada vez es más atractiva, debido, entre otros puntos, al crecimiento de la infraestructura vial, con accesos rápidos, que permiten una comunicación fluida desde y hacia el microcentro de la ciudad.

Otro detalle no menor es la función del aeropuerto, hoy con mayor y marcado crecimiento de vuelos, en torno al desarrollo de un segmento amplio de prestación de servicios que abarca todos los rubros, convirtiendo a Avenida Cabrera, Raúl Alfonsín y Autovía Juan Pablo II en una nueva referencia comercial de la ciudad.

Pese a la situación del país, la convicción sigue siendo la misma: la inversión en tierra y ladrillo, siempre es más segura, y recupera los efectos residuales de la devaluación.