× Bahía Hoy La Región Deportes Fallecimientos Clima Cartelera de Cines Horóscopo Descuentos! Tienda RADIO EN VIVO
RADIO EN VIVO
La angustia de un joven con síndrome de down al que le robaron todo
Sebastián, junto a su mamá, ambos fueron víctimas de la inseguridad.

Hasta hace una semana, la vida de Alicia y su hijo transcurría con las vicisitudes y motivaciones de cualquier familia, donde la crisis afecta a los estados de ánimo y la inseguridad es uno de los aspectos que más inquieta a los bahienses.

Sin embargo, el sábado pasado "les tocó" a ellos. Porque se ausentaron del domicilio ubicado en Charcas al 1400 entre las 21:30 y los primeros minutos de la madrugada del domingo, momento aprovechado por los ladrones para alzarse con un cuantiosísimo botín.

"Desconectaron el suministro eléctrico desde la caja del medidor de luz exterior, para que no suene la alarma y, una vez adentro, pudieron cargar todo sin apuro. Hasta habían dejado la bicicleta atada a un árbol porque, seguramente, pensaban pasar a buscarla más tarde", relató a la redacción de LA BRÚJULA 24 la dueña de la casa donde vive junto a Sebastián, de 27 años, quien tiene síndrome de down.

Y agregó: "Se ve que los ladrones tienen la misma edad que Seba porque eligieron llevarse muchas cosas de mi hijo. Él trabaja en una conocida cadena de venta de ropa deportiva en la ciudad y, con su esfuerzo y ganas de superación, había logrado comprarse varias cositas".

"Nos robaron dos televisores LED, una máquina de video juegos XBox con dos joysticks originales, una notebook, muchísima ropa de mi hijo y varios pares de zapatillas. También se llevaron una plancha de pelo, una de ropa y varias joyas", puntualizó la mujer.

Aunque lo que más lamentó es que los despojaron de una suma de dinero que él estaba ahorrando: "No es la primera vez que nos toca. Hicimos la denuncia, vinieron peritos. Tanto la Policía como el 911 se portaron muy bien con nosotros. Sé que se hacen allanamientos pero, en definitiva, esta es una zona muy insegura donde ni siquiera hay cámaras de seguridad.

Los días pasan y no hay novedades sobre el faltante, pertencencias en su mayoría del joven que pese al mal trago de regresar a su domicilio y encontrarse con que lo habían literalmente desvalijado, está dispuesto a seguir adelante, más allá de la angustia y el temor que se apodera de él por las noches.




Te puede interesar


Ver comentarios (0)