× Bahía Hoy La Región Deportes Fallecimientos Clima Cartelera de Cines Agenda Horóscopo Descuentos! Tienda RADIO EN VIVO
RADIO EN VIVO
"Para no desmayarme me cubrí la cabeza porque sino me mataban"
Pablo Martín Catán, árbitro puntaltense agredido salvajemente el último domingo.

Pablo Martín Catán la puede contar. El domingo a la tarde fue víctima de la brutalidad durante un partido de la Champions Liga Juvenil que disputan distintos barrios de la ciudad y, en diálogo con LA BRÚJULA 24 FM 93.1, el puntaltense que a la vez se desempeña en la Base como militar admitió: "Sólo atiné a cubrirme la cabeza porque si me desmayaba, quizás no me levantaba".

"Estoy aún dolorido y cansado, por suerte estoy bien más allá de los golpes y las lesiones. Tengo un corte en la frente y hematomas en la parte superior de la cabeza. También alguien que entró de afuera del campo de juego me agredió con un palo en la espalda y moretones en las piernas. Todavía estoy rengueando", resaltó Catán, en el programa "Tal Cual Es".

Y respecto a la odisea, agregó: "Era la semifinal. Yo estaba de cuarto árbitro y el principal cobró una falta. Un jugador le pegó un cabezazo al otro y el juez lo echó. Este se alteró y le pegó una piña, lo que deriva en la suspensión del encuentro. Si bien hubo algunos que colaboraron para calmar la situación, otros se sumaron al desmadre. Ahí es cuando ingresé a separar, me agredieron".

"Empezamos a dirigir esta liga a mediados de este año. Nunca habíamos tenido grandes inconvenientes. Lo del domingo fue terrible. Me pegaron por todos lados", mencionó el árbitro puntaltense en otro tramo de la entrevista radial.

Consultado sobre la responsabilidad del club donde se desarrolló el cotejo, aclaró que "al ser una instancia definitoria, se decidió jugar en cancha de Pacífico porque habitualmente se disputan estos encuentros en escenarios abiertos. No había policías y habitualmente no se piden operativos . Yo trabajo de árbitro hace diez años, pasé por distintas Asociaciones y ahora pertenezco a la Cooperativa de Árbitros".

"El médico me sugirió hacer reposo. El domingo a la noche me dieron unos antibióticos. Este tipo de cosas te sacan las ganas, pero es algo que me gusta. Incluso, en estos casos uno pone en la balanza también lo económico y si vale la pena semejante sacrificio y los riesgos porque, por este partido me pagaron 700 pesos", finalizó Catán.

MIRÁ LA AGRESIÓN

 




Te puede interesar


Ver comentarios (0)