× Bahía Hoy La Región Deportes Fallecimientos Clima Cartelera de Cines Agenda Horóscopo Descuentos! Tienda RADIO EN VIVO
RADIO EN VIVO
Heroico y destacado rescate en primera persona

El ayudar al prójimo está siempre presente en la familia de Alberto Pereyra. Su hijo tiene 16 años, es cadete del cuerpo de Bomberos Voluntarios de Tres Arroyos y desde el lunes el chico y sus dos hermanitos no hablan de otra cosa que no sea el acto heroíco que realizó su padre junto a su compañero de trabajo Juan Verdugo.

Es que ambos recolectores de residuos --desde hace dos años-- no dudaron en rescatar de un incendio a la docente y presidenta del boque del Pj  de esa ciudad, Adriana Guerrero, a quien el lunes a la madrugada se le quemó su casa en avenida Rivadavia 1115.

“Veníamos de descargar en el basurero e íbamos hacia la empresa (Transporte Malvinas) y mi compañero Juan, que venía manejando, vio humo y me dijo que se estaba quemando la casa. Salimos corriendo", explicó Alberto a La Brújula 24.

"La señora estaba muy nerviosa parada en el balcón, quería volver a entrar a buscar a sus gatos. Le pedimos que se tranquilizara y se largara pero estaba paralizada", mencionó.

Y detalló que su compañero "trepó primero, se paró sobre mis hombros y entre los dos la bajamos”, aclarando que fue un remisero quien llamó a los bomberos.

"La señora nos contó que abrió una ventana y eso provocó el ingreso de oxígeno y el fuego se propagó rápidamente”, dijo Alberto, quien reconoció que "todo sucedió muy rápido".

Tras resaltar que "actuamos como debíamos hacerlo", admitió que "estamos a disposición de los vecinos". Hoy en la ciudad a este humilde trabajador y a su compañero los llaman "héroes", pero él insiste en que "sólo hicimos lo que tenías que hacer como cualquier ciudadano de buen corazón".

"Tengo dos ángeles"

Adriana Guerrero tuvo que ser trasladada a la guardia del Hospital Pirovado de Tres Arroyos, donde permaneció unas horas en observación y el lunes al mediodía fue dada de alta.

"Lo primero que hice fue ir a agradecer a estos chicos (por Alberto y Juan)" y luego comentó detalles de la odisea que vivió: "Por esas cosas que debe querer Dios, me desperté, sino hoy no estaba".

"Creo que tosí y sentí olor a humo. Me levanté, dije se está quemando algo y cuando quise bajar por la escalera no pude. Me tapé la boca con la misma remera que tenía puesta y pude llegar a abrir la ventana del balcón", señaló esta tarde Adriana en diálogo con La Brújula 24.

Luego admitió que "me podría haber quedado asfixiada. Me desperté justo” y destacó que pidió ayuda "pero me parece que no me salía ni la voz, no sé si de los nervios o por el humo".

"Observé que pasaba un auto pero no me vio, me metí otra vez a la habitación y agarré el teléfono para llamar a los bomberos pero en ese momento no me acordaba el número. Entonces llamé al 101 y les dije que se me está prendiendo fuego la casa".

"Gracias a que pasaron estos chicos, de lo contrario me moría asfixiada como dos de mis tres gatitos. Perdí todo, pero estos dos ángeles me rescataron y se los agradezco eternamente", cerró Adriana sobre la terrible experiencia de la que fue víctima.

 




Te puede interesar


Ver comentarios (0)