WhatsApp de Publicidad
Seguinos

informe especial

El impacto de las tormentas solares: mitos, verdades y curiosidades

En los últimos días, el tema se instaló nuevamente en agenda. Y surgieron inquietudes. En esta nota, una especialista revela cuál es el verdadero alcance del fenómeno natural.

Por Juan Tucat, redacción de La Brújula 24 (@JuanTucat)

En los últimos días, hubo un tema que parece algo “lejano” que se instaló con fuerza en los medios de comunicación. Las dudas, y hasta algunos temores, nos volvieron a llevar la mirada hacia las estrellas. Y está bien que eso ocurra.

En este medio, por supuesto, se habló del tema. Primero, cuando se anunció un alerta por “tormenta severa” en el Sol que iba a afectar a las comunicaciones. Luego, por las impresionantes auroras australes que llegaron incluso hasta Monte Hermoso.

¿Qué son las tormentas solares?

Son fenómenos que ocurren cuando el Sol emite una gran cantidad de partículas cargadas y radiación electromagnética hacia el espacio. Estas partículas y radiación pueden interactuar con el campo magnético de la Tierra y con su atmósfera superior.

Suelen originarse a partir de eventos en la superficie solar, como las eyecciones de masa coronal (CME), las erupciones solares y las corrientes de viento solar de alta velocidad. Las CME son liberaciones masivas de plasma y campos magnéticos del Sol, mientras que las erupciones solares son explosiones repentinas de energía que liberan radiación electromagnética.

Cuando estas partículas y radiación llegan a la Tierra, pueden causar una variedad de efectos. Por ejemplo, pueden generar corrientes geomagnéticas inducidas en la superficie terrestre, lo que puede afectar las redes eléctricas y las comunicaciones. Además, las tormentas solares pueden provocar auroras en latitudes altas y bajas.

Aunque la mayoría de las tormentas solares son de intensidad moderada y tienen un impacto limitado en la infraestructura terrestre, existe la posibilidad de que ocurra una tormenta solar mucho más poderosa en el futuro, lo que podría comprometer nuestra supervivencia y generar efectos significativos en la tecnología y en la vida cotidiana.

¿Cómo afectan al planeta?

Medios especializados refieren que las tormentas solares pueden afectar al planeta de varias maneras por la interacción de partículas y la radiación emitidas por el Sol con el campo magnético terrestre y la atmósfera superior. Por ejemplo:

  1. Redes eléctricas: Las partículas cargadas pueden inducir corrientes eléctricas en la superficie terrestre, lo que puede provocar fluctuaciones en los voltajes de las redes eléctricas y causar daños en transformadores y equipos eléctricos. En casos extremos, pueden causar apagones.
  2. Comunicaciones: Las tormentas solares pueden interferir con las señales de radio de alta frecuencia utilizadas en las comunicaciones por satélite, la radio y la televisión. Esto puede afectar las comunicaciones de emergencia, la navegación GPS y las operaciones de aviación.
  3. Tecnología espacial: Las partículas cargadas pueden dañar los satélites en órbita al alterar sus circuitos electrónicos o causar el deterioro de los paneles solares. Además, pueden alterar las órbitas de los satélites y afectar su funcionamiento.
  4. Auroras polares: Las tormentas solares pueden generar auroras en las regiones polares de la Tierra, como las auroras boreales en el hemisferio norte y las auroras australes en el hemisferio sur. Estos impresionantes espectáculos de luces son causados por la interacción de las partículas cargadas con la atmósfera terrestre.
  5. Salud humana: Aunque no es tan común, se ha sugerido que las tormentas solares intensas podrían tener efectos en la salud humana, especialmente en los astronautas y en personas expuestas a altas altitudes, debido a la radiación cósmica incrementada durante estos eventos.

Al respecto, el equipo del programa “Nunca es tarde”, emitido por La Brújula 24, habló con Yamila Melendi, una estudiante del doctorado en Física de la Universidad Nacional del Sur que logró un premio en un encuentro latinoamericano sobre geofísica espacial, por su discurso sobre cómo estas tormentas afectan las telecomunicaciones terrestres.

Se trató de la 14° Conferencia Latinoamericana de Geofísica Espacial, desarrollada en México. Participaron solo dos asistentes de Argentina junto a otros científicos de varios países del continente y Europa. Es licenciada en Geofísica y se dedica a la meteorología del espacio.

Primero, respecto de su especialidad, la profesional destacó que “la Geofísica espacial involucra al Sol, a todo el medio interplanetario y la Tierra. Lo que hace es monitorear distintas áreas, como las capas del Sol. Tenemos gente que estudia el campo magnético de la Tierra y la ionosfera”. De igual modo, dijo que “cuando hay algún fenómeno que se expulsa del Sol y lo vemos que viene para la Tierra, lo tratamos de pronosticar”.

Y también habló de las tormentas solares: “Hay tres tipos de fenómenos de ese tipo que nos pueden impactar. Las primeras son las fulguraciones solares, que son expulsiones de Rayos X que llegan en ocho minutos. Eso lo que hace es bloquear las comunicaciones por períodos cortos de tiempo”.

“Después hay un flujo de partículas que pueden ser expulsadas del Sol y tardan quince minutos en llegar -a la Tierra-. Esto afecta al espacio, como astronautas o las estaciones espaciales. Y luego, tormentas geomagnéticas, que son eyecciones de masa. Esas son las más intensas, que afectan a medios de comunicación, cajeros, GPS”, detalló.

A modo de análisis, la profesional dijo que “vivimos con la tecnología, sería catastrófico que tuviéramos una gran tormenta. Siempre es posible, ocurrió una gran tormenta hace ya bastante tiempo, solo una se reportó dentro de lo que es la vida humana. Pero ahí no existían tantas comunicaciones, entonces solo se reportaron daños en algunos cables”.

Medidas

“Estas tormentas se dan casi todas las semanas, de hecho es algo bastante cotidiano. Y más ahora que estamos en un período que se llama Máximo Solar, en el que se espera una mayor actividad del Sol, aunque no afecta porque no son muy grandes. Lo que sí existe en el servicio de aeropuertos, por ejemplo, son reportes permanentes. También hay acciones en los tendidos eléctricos, con interruptores que se apagan cuando hay una tormenta. Está todo bastante controlado, de hecho, pero falta a la hora de tomar consciencia del caos que podría generar y tomar ciertas acciones”.

“Está mucho más controlado en NASA y la Agencia Europea, pero no en escala global”

Además, contó que “hay centros de monitoreo, principalmente en NASA. Ese tipo de tormentas que generan caos pueden tardar entre uno y tres días en llegar a la Tierra. Hay un rango de tiempo, pero el gran problema es que todavía no hay un modelo que pronostiquen bien, lo están haciendo con errores de entre ocho y nueve horas. Es difícil hacerlo certeramente, sabemos en base a cuándo ocurrió y lo que tardó”.

¿Efectos en los humanos?

“Al organismo no le hacen nada porque nos protege la ionosfera, pero los que sí pueden estar un poco más expuestos son los pilotos de avión en las latitudes altas, cerca de los polos. Por ejemplo, las auroras pueden afectar a la salud, pero no está del todo probado. No se tiene mucho dato, podría ser que le llegue mucha radiación a esa persona”, indicó.

Con información de National Geographic

Lo más leído