WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Angustiante espera

Bahiense debe ser operada del corazón, pero IOMA no la autoriza: “No tengo más tiempo”

Mónica Pasqualini tiene 56 años y es auxiliar en la Escuela Nº 6. Sufre dos patologías cardíacas severas que requieren de intervención quirúrgica.

Mónica Pasqualini.

Cecilia Corradetti / La Brújula 24 / [email protected]

Desde agosto de 2023, cuando comenzó su odisea, Mónica Pasqualini, que es casada, madre y abuela, no recibe respuesta de IOMA para lograr ser intervenida en Buenos Aires por el doctor Hernán Del Percio en el sanatorio Güemes. En Bahía Blanca, sus médicos cardiólogos son los doctores Juan Pablo Barrios y María José Estebanez.

El diagnóstico es severo y se agrava día a día: coartación aórtica y estenosis aórtica bicúspide severa. Casi no puedo caminar porque sufre de disnea y dolor de pecho.

“La única solución es la cirugía, necesito un stent para la coartación aórtica y válvula para un cambio de válvula aórtica. IOMA no me está autorizando las prótesis que necesito. La lucha empezó en 2023 y, desde entonces, mi salud va desmejorando”, sostuvo.

“Hice amparos, medida cautelar y denuncia penal por desobediencia a la justicia y abandono de persona. Hasta ahora sigo sin poder ser intervenida. IOMA no apeló a la cautelar, sino que reconoció el problema y también admite que debe cubrir el 100 por ciento de todo lo que necesito para operarme”, amplió.

“También pedimos que declare el director provincial de IOMA, Homero Giles, quien no lo hizo porque está de viaje y pidió prórroga para el 6 de junio. Todo esto gracias a la jueza bahiense que dio lugar a mí pedido y lo citó”, continuó la paciente en diálogo con La Brújula 24.

Dijo que los trámites se encuentran en el sector de Compras y Suministros, donde se traban. “Porque dicen que no se presentan proveedores, y es lógico, la obra social no paga y nadie les quiere vender. Pero eso es ajeno a mí”, indicó la mujer.   

“Pido que se difunda porque estoy realmente desesperada, necesito las prótesis para las dos cirugías, ya que día a día mi vida corre más riesgo”, apuntó.

Insistió que en agosto le comunicaron la necesidad de ser intervenida. “Las prótesis se pidieron dos meses después y todo esto es un desgaste. Ya no puedo caminar. La burocracia y la espera me están desgastando muchísimo; no sé qué más hacer”, reflexionó.

Mónica dijo que, junto a la suya, hay otras cinco causas más en Bahía Blanca. “Pero yo hablo por mí”, aclaró. Y cerró: “Esto debe llegar a oídos de las autoridades porque mi vida depende de ellos”.

IOMA asegura que hará el pertinente reclamo

Voceros de IOMA consultados por este medio aseguraron que harán el pertinente reclamo en la dirección correspondiente para mover el expediente y que el tema pueda solucionarse. “Estamos en espera de cotización, en busca de oferentes para la compra del material que necesita la paciente”, señalaron.

De acuerdo con esas mismas fuentes, el valor aproximado es de 10 millones de pesos. “Esas compras se hacen en base a ofertas. La situación económica no es la mejor y las importaciones, según dicen, están complicadas”, fundamentaron.

De todos modos, aseguraron que no se trata de material complicado. “En caso de tratarse de un stent standard, no es complejo”, insistieron.

Sin embargo, Mónica, refutó: “Todo esto no es cierto. Voy a diario a IOMA y siempre me atiende un secretario. El trámite va y viene, pero nunca avanza. No se presentan los proveedores. Pedí un presupuesto particular que se anexó al recurso de amparo y tampoco tuve respuesta. El otro pedido relacionado con la válvula, fue dado de baja porque estaba, dijeron, mal presentado. Volvimos a hacerlo y sigo esperando. Es una vergüenza”.

Lo más leído