WhatsApp de Publicidad
Seguinos

otra más del peritrucho

“Herrero me usó y me arruinó porque nadie me va a devolver lo que viví”

Marcelo Escobedo fue liberado ayer por Casación, que consideró todas truchas las pruebas aportadas por el “adiestrador”.

Ayer, la Sala I Cámara de Casación Penal bonaerense ordenó que sean liberados Carlos Casalz, Hugo Cabañas y Marcelo Escobedo, los cuales habían sido hallados culpables en noviembre de 2021 por el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 3 de San Martín en el marco de la causa por el femicidio de Araceli Fulles.

Este caso vuelve a poner en el foco a Marcos Herrero, condenado este año en Mendoza por plantar pruebas en el caso de la desaparición de una mujer hace siete años en Potrerillos. Ahora, los jueces consideraron que no hubo evidencias serias en la investigación y cuestionaron la participación del perito que fue cuestionado por plantar pruebas en otras causas (entre ellas el caso Facundo Astudillo Castro).

Escobedo conversó esta mañana con LA BRÚJULA 24 y relató el calvario que vivió con un injusto veredicto por un hecho que no cometió: “Estuve preso dos años desde que me condenaron. Anteriormente había estado también tras las rejas otros nueve meses. Desde 2017 estuve entrando y saliendo de la cárcel”.

“Siempre estuve tranquilo porque nunca había estado en ese lugar. Estoy esperando que me venga a buscar el micro en la puerta del penitenciario, después de haber recibido la libertad ayer a las 20 y recién podré subir al colectivo a las 15:30”.

“A Herrero no lo conozco, sé que me utilizó y me arruinó la vida, si en este país hubiese pena de muerte yo estaría muerto, al igual que toda mi familia, por una persona que me escrachó. Alguien le dijo que me ponga en ese lugar. Tenían que cerrar el caso políticamente, junto al grupo feminista de San Martín. Nunca hubo pruebas para que me condenen, ni ADN, escuchas ni fotos”.

“Hace 20 años que estoy con mi esposa, no tengo nada en contra de las mujeres. Fui a un juicio oral en el que había 300 testigos, todos de la familia de Araceli, nunca hubo ni un vecino del barrio que declarara a favor porque los linchaban. Hacían creer que nosotros éramos los manipuladores”.

“En el video ni siquiera está la Policía Científica, se lo ve a Herrero tocando el baúl de un auto sin guantes. No había nadie que delimite el perímetro del lugar, tranquilamente pudo haber plantado ADNI de la chica. Cuando revisaron mi vehículo yo no estaba presente, nadie me daba garantías, fui un perejil y podían hundirme. Nunca entendí el ensañamiento de la familia, si buscaban Justicia, se hubiesen contactado conmigo que no tengo nada que ocultar, tanto yo como mi familia somos gente laburante”.

“Ayer en las redes salieron ensuciando mi apellido por todos lados, llamándome asesino. Yo estoy tranquilo. En el video, cuando los jueces lo interrogan durante el juicio, Herrero dice que el cuerpo fue hallado envuelto en líquido aceitoso, nada que ver con la prueba que leían los magistrados. Este juicio fue un mamarracho”.

“Cuando nos condenaron, estaba Katopodis que nació en San Martín, hicieron con nosotros una venta electoral terrible y un reparto de puestos políticos. Estar preso es horrible porque sentís que te vas a quedar toda tu vida adentro, que vas a sufrir el maltrato psicofísico de los guardiacárceles, hay que saber defenderse y hablar. Te pueden robar lo poco que tenés y robar. Si salgo herido, qué le digo a mi familia, si era inocente”.

“Pasé por todo esto gratis, nadie me devolverá lo que viví. Y encima tengo que aceptar que la familia me diga lo que quiera porque no tengo abogado. Estoy más que tranquilo, se hizo Justicia, eso y la libertad son la riqueza más grande que puedo tener, al igual que mi familia. Fueron pocas las personas que creyeron en mí”.

Lo más leído