WhatsApp de Publicidad
Seguinos

mundial de rugby

Reviví el tackle de Moroni que cambió la historia de Los Pumas

Matías Moroni entendió perfectamente qué es ser un Puma: se arrojó contra Louis Rees-Zammit, cuando estuvo a punto de hacer un try, que hubiera sido determinante.

Iban 73 minutos, 57 segundos de una batalla a todo o nada. Los Pumas ganan 19-17, pero se viene Gales. Se viene con todo. Corre a todo ritmo Louis Rees-Zammit, el número 14, por el sector izquierdo. No hay nada que hacer: será try para el equipo europeo: va a ganar el partido. De pronto, a todo vapor, aparece Matías Moroni. Alma, corazón y vida. Se juega, verdaderamente, la vida. La vida deportiva, claro está.

Se arroja contra el cuerpo de unas de las figuras del Mundial, lo derriba, lo baja, lo saca de la cancha. Es el tackle de la resurrección. Lo festeja como el triunfo en sí mismo. Al final, Nicolás Sánchez resuelve la historia con un try que se trata de oportunismo y orgullo.

Los Pumas ganan 29-17 y pasan a las semifinales de la Copa del Mundo. En un hecho histórico. La imagen recuerda, más allá de las distancias, a la salvada de Javier Mascherano contra Arjen Robben, en el Mundial 2014. Otro deporte, fútbol. La misma pasión.

“Fue virtud mía, porque Robben me dio una posibilidad más. Me hace ganar un segundo más a mí. Cuando él toca, pierde un segundo y yo lo gano. Lo que hice que yo lo habría hecho cualquiera. Para estar en una final necesitás esa pizca de suerte”, contó, en esa oportunidad, el antiguo Jefecito, hoy entrenador del seleccionado de fútbol Sub 20.

Esta vez, lo hizo Moroni. Qué momento: todos saben que es un instante que va a ser recordado toda la vida. Más allá de todo el partido, esa fotografía. “Para todos esos, que hablaban giladas…”, expresó, minutos después. “Vamos a jugar el partido más importante de los Pumas”, avisó. “Nos vamos a París, el esfuerzo que hizo este equipo, mucha gente que no confiaba… vamos a ir a la guerra a París”, advirtió.

“Voy a festejar con el club, con todos, con mi familia. Arrancamos dominando, por diferentes circunstancias -no voy a hablar del referí, pero bueno…- se nos fue escapando, pero volvimos. Juego al rugby por mi familia, por la camiseta, se viene el partido más importante de la historia de los Pumas. Nunca nadie lo ganó. Con quien sea, con quién toque…”, siguió hablando uno de los símbolos de la historia reciente del elenco nacional.

Fuente: La Nación

Lo más leído