WhatsApp de Publicidad
Seguinos

las razones

Preocupante: el cáncer en personas menores de 50 años creció un 80%

Expertos consultados analizan un reciente y amplio estudio publicado en BMJ Oncology que registró un importante alza en las últimas tres décadas en la población joven.

Es sabido que el riesgo de contraer cáncer aumenta a medida que envejecemos. Según las estadísticas médicas a nivel mundial, a partir de los 50 años, las posibilidades de desarrollar un tumor aumentan, por lo que los profesionales insisten en la realización de más test de detección temprana en la población sana y sin riesgo.

Pero este concepto ha cambiado. En las últimas tres décadas (1990-2019) se ha producido un sorprendente aumento del 79% en los nuevos casos de cáncer entre los menores de 50 años de todo el mundo, según una investigación publicada en la revista de acceso abierto Bristish Medical Journal Oncology que deja al descubierto una realidad subestimada.

El estudio se basa en datos del Estudio de la Carga Mundial de Morbilidad 2019 sobre 29 tipos de cáncer en 204 países y regiones. A partir esos datos, la evidencia muestra que los casos de cáncer en personas más jóvenes han ido en aumento en muchas partes del mundo desde la década de 1990. La incidencia de neoplasias en menores de 50 años -lo que se conoce como cáncer de inicio temprano-, se ha multiplicado, sobre todo en casos de cáncer de mama, tráquea, pulmón, intestino y estómago.

Según los datos publicados, los casos mundiales de tumores de aparición temprana aumentaron de 1,82 millones en 1990 a 3,26 millones en 2019 en menores de 50 años, lo que supone un aumento del 79,1 %. Además indicaron que las muertes por cáncer de adultos de 40, 30 o menos años crecieron un 27%. Más de un millón de menores de 50 años al año mueren ahora de cáncer, según revela la investigación.

Los investigadores a cargo del estudio estiman que el número mundial de nuevos casos de cáncer de aparición temprana y las muertes asociadas aumentarán en un 31% más, respectivamente, para 2030, siendo las personas de 40 años las más expuestas.

“Es verdad que se detectan tumores a más temprana edad. Pero existen distintas causas que contribuyen a una mayor incidencia tumoral en personas menores de 50 años”. explicó el oncólogo Dario Niewiadomski, miembro de la Sociedad Argentina de Cancerología.

Niewiadomski explicó que primero, hay más población en la Tierra. “Ya somos 8000 millones de personas en el planeta y hay más registro de patologías oncológicas, como también de otras enfermedades en general, como infartos, ACV, diabetes, celiaquía, etc. Cuantos más seamos, más diagnósticos de enfermedades habrá”.

La segunda razón para el experto es que además, la expectativa de vida es mayor. “Ronda arriba de los 80/85 años en muchos países de altos ingresos”, indicó.

“La tercera causa es que hoy la población es más consciente de las distintas enfermedades y se hace más controles médicos. Al hacerse cada vez más estudios, hay más registros de cáncer en personas más jóvenes. La cuarta causa es que hoy la tecnología nos ayuda a detectar y anticipar cada vez casos tumorales. Tenemos disponibles más estudios por diagnósticos, centellogramas, PET, radiografías, ecografías, mamografías, análisis de sangre, etc. Esto detecta patologías oncológicas más tempranamente”, añadió Niewiadomski , que resaltó que por ejemplo en los tumores colorrectales hay un aumento en el diagnóstico por los estudios a través de la colonoscopía, que permite detectar más tempranamente los pólipos antes de que se desarrollen en tumores.

“Los procedimientos quirúrgicos hoy son mínimamente invasivos. Y hasta la anestesia mejoró para incentivar a las personas a operarse de un cáncer temprano. También hay personas con múltiples tumores curados o controlados en tiroides, mama, colon, melanoma, cervicouterino, sarcomas, etc”, agregó el experto.

“Y la quinta causa es el tratamiento que existe hoy de cáncer como enfermedad hereditaria, que en cáncer de mama se observan antecedentes familiares del 5 al 10% de los casos en consultorio. Esas mujeres que tuvieron antecedentes en la familia, se hacen más estudios médicos y hasta genéticos para saber si portan un determinado gen familiar que a futuro les puede derivar en un tumor, como el caso de la actriz estadounidense Angelina Jolie, que se realizó una mastectomía doble para evitar el desarrollo de un cáncer, como lo había padecido su madre”, precisó el especialista.

“Observamos que en los tumores pediátricos no aumentaron en frecuencia. Sigue la misma incidencia. Pero en la franja etaria, entre los 20 a 40 años sí hubo cambios, por todas estas razones”, resaltó.

El doctor Diego Kaen (MP 1898), presidente de la Asociación Argentina de Oncología (AAOC), admitió que los números relevados en el estudio oncológico internacional “son alarmantes”.

“Se está viendo un aumento de casos, digamos la frecuencia de cáncer en pacientes jóvenes. Esto sucede también en la Argentina, por supuesto, claramente la causa es muy difícil de detectar pero depende básicamente de factores como el cigarrillo, el alcoholismo, el sedentadismo, la obesidad, etc. Uno siempre repite lo mismo, pero si uno lograra que tenga una alimentación sana, no fumar, evitar el alcohol, comer más comida rica en fibras, tener una mejor alimentación, se podría disminuir el 40% de los cánceres, o sea, evitarlos realmente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que para el año 2030 se van a duplicar el número de cánceres y eso no excluye a la gente joven”, destacó Kaen.

Eso mismo destaca el estudio internacional: “Aunque es probable que los factores genéticos influyan, las dietas ricas en carne roja y sal, y pobres en fruta y leche, así como el consumo de alcohol y tabaco, son los principales factores de riesgo en muchos de los cánceres más comunes entre los menores de 50 años. Según los datos, la falta de ejercicio, el sobrepeso y la hiperglucemia son también factores contribuyentes”.

Según Kaen, “lo que sí se está planteando a nivel de los países es bajar la edad de los programas de screening, para la detección precoz del cáncer. Entonces, si una colonoscopía empieza aconsejarse a partir de los 50 años, se va a tratar de bajar esa edad. Lo mismo en mamografías. También es cierto que hoy se hacen más estudios que antes, y que el aumento también podría ser por el aumento de éstos que antes no se hacían, o por los mejores métodos de diagnóstico”.

“Y por otro lado, no hay que olvidar que hay un antecedente genético o que hay bases genéticas del cáncer. El cáncer se produce por bases genéticas y factores ambientales. Hoy se pueden estudiar esas bases genéticas. Eso también se está evaluando, por ejemplo, en España están evaluando hacer screening con testeo genético de BRCA1 y BRCA2, a la población de alto riesgo. Y se está evaluando incluir testeo genéticos, como para tratar de mejorar el screening. Está claro que el screening tiene que probablemente bajar la edad de detección, en mi opinión, y probablemente mejorar la cifras para evitar muertes, ya que los métodos diagnósticos han mejorado y lo seguirán haciendo”, concluyó Kaen.

Según el estudio, cuanto más desarrollado es el país, mayor es la tasa de cáncer entre los menores de 50 años, lo que podría sugerir que las naciones económicamente mejor posicionadas y con mejores sistemas de salud pueden detectar antes la enfermedad.

Sin embargo, sólo unos pocos países realizan pruebas de detección de ciertos cánceres en menores de 50 años, observan los investigadores.

Debido al cáncer, 1,06 millones de menores de 50 años fallecieron en 2019, lo que implica un aumento del 27,7 % respecto a 1990. Después del cáncer de mama, los que provocaron el mayor número de muertes fueron los de tráquea, pulmón, estómago e intestino. Los aumentos más pronunciados de fallecimientos se dieron entre personas con cáncer de riñón u ovario.

El equipo examinó la incidencia (nuevos casos), las muertes, las consecuencias para la salud (años de vida ajustados por discapacidad) y los factores de riesgo para las personas de 14 a 49 años entre 1990 y 2019.

Las tasas más altas de cánceres de aparición temprana en 2019 se produjeron en América del Norte, Australasia y Europa occidental.

Los países con un índice sociodemográfico medio alto y medio y las personas de 40 a 49 años se vieron particularmente afectados. Los factores de riesgo dietéticos (dieta rica en carnes rojas, baja en frutas, alta en sodio y baja en leche, etc.), el consumo de alcohol y el consumo de tabaco son los principales factores de riesgo subyacentes a los cánceres de aparición temprana.

Los países de ingresos bajos y medios también se vieron afectados, con las tasas de mortalidad más altas entre los menores de 50 años en Oceanía, Europa del Este y Asia Central. Allí el impacto mucho mayor ocurrió en las mujeres, tanto en términos de muertes como de mala salud posterior a la enfermedad.

Un comentario que publica BMJ Oncologly, firmado por investigadores de la Universidad Queen’s de Belfast, resalta que estos resultados “cuestionan las percepciones sobre el tipo de cáncer diagnosticado en los grupos de edad más jóvenes”.

Además, consideran que son “urgentes medidas de prevención y detección precoz, junto con la identificación de estrategias de tratamiento óptimas para los cánceres de aparición temprana”.

“Este estudio sugiere que es necesario realizar estudios de cohortes prospectivos a lo largo de la vida para explorar las etiologías de los cánceres de aparición temprana, y que cada país debería ajustar sus estrategias de prevención en función de las características del cáncer de aparición temprana. Mientras tanto, fomentar un estilo de vida saludable podría reducir la carga de enfermedad por cáncer de aparición temprana”, concluyeron los autores.

Fuente: LB24 / Infobae.

Lo más leído