WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Un postre exquisito

Receta para preparar un buen cheescake tradicional al horno

Si hay un postre que ha conquistado corazones desde tiempos inmemoriales, es el delicioso cheesecake.

Originado en la antigua Grecia, este exquisito manjar ha viajado a través de los siglos para enamorar paladares alrededor del mundo. Así que, preparate para sumergirte en un festín de sabores y texturas con esta receta infalible.


Ingredientes

  • 250 g de galletitas
  • 120 g de manteca derretida
  • 700 g de queso crema
  • 200 g de azúcar
  • 4 huevos
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Ralladura de limón (opcional)
  • 200 ml de crema agria

Para la cobertura (opcional):

  • Mermelada de frutas (frutilla, frambuesa, etc.)
  • Frutas frescas (frutilla, arándanos, etc.)

Preparación

  1. Precalentá el horno a 180°C. Triturá las galletitas hasta obtener migas finas. Podés usar un procesador de alimentos o ponerlas en una bolsa de plástico y aplastarlas con un rodillo.
  2. Mezclá las migas de galleta triturada con la manteca derretida hasta obtener una mezcla húmeda y compacta. Presioná esta mezcla en el fondo de un molde para cheesecake, cubriendo toda la base. Podés usar un molde desmontable para facilitar el desmoldado después.
  3. En un tazón grande, batí el queso crema hasta que esté suave. Agregá el azúcar y seguí batiendo hasta que esté bien incorporado. Añadí los huevos de a uno, batiendo bien después de cada adición. Agregá el extracto de vainilla y la ralladura de limón (si querés) y mezclá nuevamente.
  4. Agregá la crema agria a la mezcla y batí hasta obtener una masa suave y homogénea.
  5. Volcá la mezcla de queso crema sobre la base de galleta en el molde. Extendela de manera uniforme.
  6. Horneá el cheesecake en el horno precalentado durante aproximadamente 50-60 minutos, o hasta que los bordes estén firmes y el centro se vea ligeramente tembloroso.
  7. Una vez horneado, retirá el cheesecake del horno y dejalo enfriar a temperatura ambiente durante unos 15-20 minutos. Después, refrigeralo durante al menos 4 horas o preferentemente durante toda la noche para que cuaje completamente.
  8. Si querés añadir una cobertura, podés extender una capa de mermelada de frutas sobre la superficie del cheesecake enfriado. También podés decorar con frutas frescas.
  9. Antes de servir, desmontá cuidadosamente el molde y cortá el cheesecake en porciones individuales.

Fuente: con información de Ámbito

Lo más leído