WhatsApp de Publicidad
Seguinos

PIDIÓ 7 AÑOS DE PRISIÓN

Por integrar banda narco: las pruebas que el fiscal de juicio tiene contra Cantaro

La exposición de las evidencias en contra del fiscal federal se extendió por unas siete horas.

En una exposición que se extendió por más de siete horas, el fiscal de juicio Gabriel González Da Silva enumeró las pruebas que tiene contra el fiscal federal (en uso de licencia) Alejandro Salvador Cantaro. De hecho agravó los delitos por los que el funcionario llegó a juicio oral.

Concretamente lo imputó de ser “operador necesario” para que opere la Banda Narcochetos (también conocida como la Banda del Éxtasis) y de encubrir su accionar a cambio, por lo menos, de estupefacientes para consumo personal.

González Da Silva destacó el prestigio que Cantaro tenía al momento de ser designado por la procuradora Alejandra Gils Carbó, al punto que se lo hizo responsable de ser el máximo fiscal en causas de crimen organizado. A eso Cantaro le sumó protagonismo por la creación de la Unidad de Delitos Complejos, luego cerrada.

“Está probado en transcripciones de escuchas que condenados en causa narcochetos (Nogales y Lucanera, entre otros) preguntaban por Cantaro y se acreditó que tuvo charlas con al menos dos de los sentenciados”, dijo González Da Silva.

En cuanto a la acusación inicial que se le hizo de proteger a su sobrino Sebastián Gauna San Millán y al amigo de este, Facundo Texido, el fiscal de juicio sostuvo que también se acreditó que Cantaro ayudó al primero a profugarse.

“Cantaro está presente en todas las conversaciones sobre narcotráfico y eso le da una gravedad singular por su condición de fiscal general. (Los integrantes de la banda narco) fueron poco sagaces, se sentían impunes y protegidos y mencionaban constantemente ‘al tío’. Lo de Gauna San Millán fue especial porque nunca cayó en un allanamiento porque había sido puesto al tanto de lo que iba a ocurrir”, dijo González Da Silva, y agregó: “Cantaro era como Roberto Carlos, tenía un millón de amigos”.

Entre otras pruebas, el fiscal de juicio destacó que “Gauna San Millán usó el auto de su tío en los días de comercialización y consumo” y que “el sobrino se sentía protegido y era protegido por su tío. Hasta alardeaba con eso”.

El representante del Ministerio Público se encargó de demostrar desde lo más básico, empezando por acreditar vínculos.“¿No era que Cantaro no conocía a nadie, como dijo en su indagatoria? Nogales (integrante de la banda de los narcochetos) le pedía a Gauna San Millan que lo contacte con su tío, que quiere hablar con él. Y Lucanera también se refiere a Cantaro como tío. Este narcotraficante le dice a Texido que le lleva también ‘lo del tío’”, agregó.

González Da Silva marcó una sustancial diferencia de la consideración que, erróneamente, “la justicia” tenía si entre Gauna San Millán y Texido. “A Texido lo empezaron a investigar en 2014 pero a Gauna San Millán recién cuando el juez de instrucción retomó la causa (apartó de la misma al fiscal Antonio Castaño). Hasta Prefectura se sorprendió que no estuvieran investigado a Cantaro una vez que se comprobó que el auto del fiscal estaba mencionado en la causa”, dijo el fiscal de juicio.

En cuanto al escudo protector que Cantaro le dio a su sobrino, González Da Silva advirtió que Gauna San Millán “sabía que estaba siendo investigado”. Eso surgió, por ejemplo, de una escucha que Gauna San Millán tuvo con su madre, la cual fue reproducida en la audiencia de este martes. “Si yo caigo digo que el tío nos avisó de todo, de quiénes sabían y se hacían los boludos”, a lo que la mujer -hermana de la fallecida esposa de Castaño- le decía que, si hablaba, podía tener represalias como respuesta. “Si hablás, nos tenemos que ir de acá”, advirtió la madre de Gauna San Millán en la escucha.

Una de las principales cuestiones que abordó en su alegato el fiscal González Da Silva estuvo dirigida al desempeño del fiscal que dirigió algún tiempo la investigación, el Dr. Antonio Castaño. En ese sentido dijo que no hay argumento que justifique la demora de un mes en dejar por sentado en el expediente que el auto Peugeot 208 de Cantaro -en el que se movía Gauna San Millán- estaba siendo investigado por tráfico de drogas. “¿Cabe alguna duda, señores jueces, de que Cantaro ayudó a destruir prueba para eximir de responsabilidad a Gauna San Millán y especialmente a Texido?”, interrogó el fiscal de juicio.

Lo más leído