WhatsApp de Publicidad
Seguinos

reconcicliación en La Brújula 24

Pelea por la cochera: el vecino pistolero pidió disculpas y el gendarme las aceptó

Julio Millán estuvo detenido por apuntarle en la cara al uniformado el martes. Hoy se mostró arrepentido y el efectivo, Diego Palomo, dijo que “los excesos no son buen ejemplo para nadie”.

“Estoy bien, perfecto, se hizo más grande de lo que en realidad fue”. La frase pertenece a Julio Millán, el hombre que estuvo algunas horas preso por amenazar con un arma al Jefe de la Gendarmería bahiense.

“En este momento no puedo hablar, porque tengo que ir a ver al abogado, pero estoy perfecto”, le refirió Millán, quien recuperó la libertad anoche, al móvil de La Brújula 24.

Y también se mostró arrepentido por lo ocurrido el martes en el estacionamiento del edificio que habita en calle 11 de Abril al 100. “Me gustaría poder hablar con el señor –Comandante Mayor Daniel Palomo– para pedirle disculpas por lo que pasó”.

Millán fue arrestado después de apuntar con un revólver a Daniel Palomo en medio de una discusión. Luego, se negó a declarar y fue imputado por amenazas y portación de arma. Además, se supo que le impusieron una restricción de acercamiento.

Por su parte, el uniformado aceptó el pedido de disculpas, también en el aire de la radio. “Yo soy un funcionario encargado en hacer cumplir la ley y le acepto sus disculpas, pero tiene que cumplir la ley por sobre todas las cosas”, comentó Palomo.

Y agregó: “Son inconductas que uno tiene que replantearse como ser humano, estamos en una sociedad. Yo me considero una persona de bien, los excesos no son buen ejemplo para nadie. Se que la justicia sigue su camino, con lo cual confío en ella. Me encomiendo a Dios y le recomiendo lo mismo a esa persona”. 

Lo más leído