WhatsApp de Publicidad
Seguinos

todo motores

“Colapinto está cada vez más cerca de la Fórmula 1”, dijo su entrenador bahiense

El joven de 19 años llega a la academia de Williams. Su papá nació en la ciudad. Para Lucas Benamo, “Franco vive su mejor momento”.

Colapinto, acompañado de Benamo que le sostiene el trofeo.

Por Leandro Grecco
Faceboook Leandro Carlos Grecco/Instagram @leandro.grecco/Twitter @leandrogrecco

Franco Colapinto anunció que llegó a un acuerdo con Williams Racing y será parte de su academia a partir de este año. Además, el actual piloto de Fórmula 3 comunicó que dejará el equipo Van Amersfoort Racing y correrá con el MP Motorsport en la próxima temporada que comienza el 5 de marzo con el GP de Bahréin.

Detrás de esa noticia, que lo acerca cada vez más a la Fórmula 1, hay un grupo reducido de personas que lo han sabido apuntalar. Uno de ellos es el bahiense Lucas Benamo, el bahiense que lo entrena desde hace más de diez años y lo acompaña en cada paso.

En diálogo con LA BRÚJULA 24 el ex campeón de Fórmula Renault, con una tradición familiar que incluye a su abuelo Manuel y a su padre Enrique, aportó sus sensaciones, sin poder ocultar el entusiasmo que lo lleva a considerar que el paso que dio Franco, al instalarse en una vidriera que le abrirá grandes oportunidades.

“En mi opinión, llega por talento propio y natural. Todos los que pudimos colaborar con él estamos orgullosos. Aníbal, su padre, es bahiense y amigo de mi mamá. Durante mi última etapa como piloto me patrocinaba y nació una amistad muy grande con él y su hijo Franco”, destacó “Luquitas”, en su charla con el programa “Bahía Hoy”.

Y reflejó que “con solo ocho años lo llevé a girar en karting a Zárate. Su papá me decía que cuando lo viera girar me iba a sorprender, pero es algo habitual porque muchos se ven reflejados en ellos y piensan que los chicos tienen condiciones de Fórmula 1. La realidad es que la primera vez que lo vi me sorprendió y daba tres años de ventaja”.

“Se mezcló con los de adelante, empezó a ganar y con 12 años, su papá estaba en una buena situación y le sugerí que Franco corra en Fórmula. Por eso nos instalamos en Uruguay para que pruebe autos de fibra de carbono. Al año siguiente fuimos a Brasil, tal como hicimos con Brunito Etman, donde hay autos sumamente competitivos que en nuestro país no hay y a un precio relativamente accesible”, añadió en otro tramo de la entrevista radial.

Los progresos fueron vertiginosos: “La rompió toda con 13 años y a los 15 llegó a España, tras entrenar en un Fórmula 3, e hizo récord en todas las pistas, salió campeón de la Fórmula 4. Sin recursos, una empresa europea lo patrocinó y hoy los frutos se ven porque lo depositó en una academia de Fórmula 1”.

“Hace varios meses surgió el interés de Williams, justo en un momento en el que me encontraba junto a él en Europa. Sabíamos que después de cada carrera de Franco, sus managers tenían reuniones con otras escuderías y eso nos ponía muy contentos porque tuvo un año magnífico con un equipo debutante”, ponderó Benamo, en otro segmento de la entrevista radial.

Además, añadió que “es muy difícil llegar a la Fórmula 1 porque el filtro es muy grande y el embudo pequeño. Todos los pilotos llegan con un respaldo atrás, además de las condiciones. Franco reúne esta segunda condición y pudo sortear el aspecto económico, porque recién este año cuenta con un poquito de apoyo estatal y otro poquito de una petrolera nacional importante”.

“Desde los 14 años vive solo en Europa, tratamos de acompañarlo junto con sus padres y el psicólogo Gustavo Ruiz que trabaja con los hermanos Benavides en el Dakar. Su objetivo fue siempre llegar a la Fórmula 1 y está cada vez más cerca. Estar dentro de una academia te abre muchas posibilidades, se va a entrenar en el simulador que está en Inglaterra con los pilotos de la categoría máxima”, agregó el ex campeón de la Fórmula Renault.

Consultado respecto de cómo será el año de Colapinto, explicó: “Correrá en F3, estará en todas las carreras de la Fórmula 1 y podrá estar en los boxes con la escudería oficial. No tengo dudas que este año va a poder probar un auto del equipo, en 2024 hará Fórmula 2, deberá ir cumpliendo objetivos, las presiones son muy grandes y los resultados son clave. Es cruel, pero es así. Los jefes de equipos lo van a mirar a cinco metros”.

“Él es lo más parecido a Verstappen que vi, un animal, veloz y muy agresivo, no puede estar atrás de un auto. Los chicos conservadores no llegan en ese nivel. Con la edad, empieza a pesar la experiencia, este año está en el mejor momento de su carrera. Para mí es un sueño que uno de mis primeros pilotos esté tan cerquita. Cuando viajamos tratamos de aportar lo propio, con los mejores consejos que uno le puede dar, porque cuando está bien, no lo para nadie. Está más cerca de la Fórmula 1 de lo que pensamos”, cerró.

Lo más leído