WhatsApp de Publicidad
Seguinos

fue 1 a 0

Suiza venció a Camerún en el debut del bahiense Facundo Tello en Qatar

El árbitro no tuvo complicaciones. El gol lo hizo Embolo, nacido en el país africano. Lloró cuando lo saludaban sus compañeros.

Los seleccionados de Suiza y Camerún se enfrentaron en un partido de significativa importancia por la pugna por la clasificación a octavos de final de la Copa del Mundo de Qatar, correspondiente al Grupo G, que tiene como claro favorito para culminar primero al pentacampeón mundial Brasil. Ganaron los europeos por la mínima, con gol de Embolo.

El cotejo se jugó en el Al Janoub Stadium, ubicado en la ciudad de Al Wakrah, a 15 kilómetros del centro de Doha, con un aforo de 40.000 espectadores, desde las 7:00 de Argentina y con el arbitraje de Facundo Tello, asistido por sus compatriotas Ezequiel Brailovsky y Gabriel Chade. La labor del bahiense fue satisfactoria, aprobando su primer examen en el cotejo más importante que le tocó dirigir en su carrera.

El encuentro comenzó con un trámite parejo desde el manejo de la pelota. Pero con mejores llegadas para el elenco africano, que obligó a lucirse al arquero suizo Sommer. Tanto a los 10 como a los 18 minutos. La más clara estuvo en los pies Eric Maxim Choupo-Moting. El delantero del Bayer Münicho encaró el arco a toda velocidad, y obligó a una buena tapada del guardavallas del conjunto suizo.

En ambos casos Camerún apostó a la contra, para explotar la velocidad de sus atacantes. Los primeros cuarenta y cinco minutos se fueron entre buenas intenciones y poca contundencia de parte de ambos equipos.

Apenas comenzado el segundo tiempo llegó la primera gran emoción para los suizos. En un partido muy especial para Embolo le marcó un gol a su nación de nacimiento. El delantero, que había confesado que el encuentro ante los cameruneses le era incómodo abrió el marcador y rompió en llanto cuando iban dos minutos de la etapa complementaria.

A partir del gol, el elenco suizo se sintió más cómodo en el partido, al adoptar la postura de esperar unos metros más atrás y apostando a las rápidas transiciones de defensa a ataque para aprovechar los espacios que el conjunto de África dejaba libres. Es por ello que el guardavallas camerunés Onana debió lucirse en varias oportunidades.

Los minutos se fueron consumiendo y con ello, se solidificó el triunfo suizo. Con la impresión de que pudo aumentar la cuenta, pero con la certeza que se ganó un partido por demás complicado ante Camerún.

Fuente: LB24 / Doble Amarilla.

Lo más leído