WhatsApp de Publicidad
Seguinos

qué opina Liz Truss

La nueva primera ministra inglesa: las Islas Malvinas son “parte de la familia británica”

Lo dijo el 15 de febrero, después de que China respaldara el reclamo de soberanía de la Argentina sobre las islas.

La nueva primera ministra conservadora británica Liz Truss será canciller hasta que sea entronada como premier por la reina Isabel este martes, en una ceremonia en el palacio escocés de Balmoral. Su paso por el Foreign Office británico está plagado de gaffes, que hicieron sonreír a más de un ministro experimentado y enfurecer al canciller ruso Sergei Lavrov.

Describió su discusión “como la conversación entre un mudo y un sordo” en Moscú. En Whitehall, el área de los ministerios británicos, la llaman despectivamente “Mini-Maggie”, por su intento de parecer Margaret Thatcher.

Nunca ha visitado América Latina oficialmente y tras su paso por el partido liberal demócrata, Liz tiene una visión “Reaganiana” de la región, donde Estados Unidos es su principal aliado, contra Rusia y China, sin el apoyo de los europeos.

El 15 de febrero del 2022, la canciller Liz Truss intimó a China. Defendió a las islas Malvinas como “parte de la familia británica”, después de que China respaldara el reclamo de Argentina sobre las islas.Nunca ha visitado América Latina y tras su paso por el partido liberal demócrata, Truss tiene una visión "Reaganiana" de la región. Foto AFP

Nunca ha visitado América Latina y tras su paso por el partido liberal demócrata, Truss tiene una visión “Reaganiana” de la región. Foto AFP

Cruce con China

La secretaria de Relaciones Exteriores británica tuiteó que “China debe respetar la soberanía de las “Falkland”(Malvinas)”, luego de que el presidente argentino, Alberto Fernández, se reuniera con el presidente chino, Xi, al margen de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing.

Según una declaración en el sitio web de la embajada china en el Reino Unido, los dos líderes hablaron de su “profunda amistad”. Argentina suscribió a la iniciativa de infraestructura de la Ruta de la Seda, una campaña respaldada por el estado chino para la influencia global.

Pero también firmaron un acuerdo en el que China reafirmó su apoyo al reclamo de Argentina sobre las Malvinas, mientras que Fernández respaldó la política de una sola China de Xi, que reclama a Taiwán como propio.

La declaración decía que Argentina debería poder “ejercer plenamente su soberanía sobre la cuestión de las Islas Malvinas”.

La canciller británica entonces reclamó: “Rechazamos por completo cualquier cuestionamiento sobre la soberanía de las Falkland (Malvinas). Las Falkland ( Malvinas) son parte de la familia británica y defenderemos su derecho a la autodeterminación. China debe respetar la soberanía de las Falkland ( Malvinas)”, escribió en un Twiter.

Las puertas del Castillo Balmoral, donde la reina Isabel recibirá a Liz Truss. Foto Reuters

Chen Weihua, periodista del China Daily, un periódico en inglés propiedad del Partido Comunista Chino, respondió: “¿Pero está bien que el Reino Unido desafíe la soberanía de China en el Mar de China Meridional enviando buques de la armada? Al menos China no ha enviado su armada cerca de las Malvinas, o lo que ustedes llaman Falkland”.

La embajada china en Londres afirmó que apoyaba “firmemente las reivindicaciones de Argentina sobre las islas”.

Un ministerio debilitado

El Ministerio de Relaciones Exteriores británico no recuperó su equilibrio bajo el liderazgo de la secretaria de Relaciones Exteriores, Liz Truss. La moral del personal es baja, no se envían suficientes empleados al extranjero y existe una falta insostenible de experiencia en Rusia, según un informe del grupo de expertos independiente del Institute for Goverment.

También encuentra que la fusión entre el Departamento para el Desarrollo Internacional (DfID) y el Ministerio de Asuntos Exteriores sigue siendo incompleta. Las relaciones con otros departamentos de Whitehall son tensas.

A pesar de que la guerra en Ucrania era la prioridad número uno para Truss, el informe encuentra que la cantidad de personal equivalente a tiempo completo que trabaja en el Indo-Pacífico es tres veces mayor que en el este de Europa y Asia Central.

Solo 160 empleados cubren toda la región y solo 20 de ellos están en Moscú. La cantidad de personal del departamento que habla un nivel avanzado de ruso se redujo de 83 en diciembre de 2017 a menos de 60 en febrero de 2022.

Gestión criticada

“Nos hablaron de relaciones tensas entre las diferentes partes del gobierno involucradas en la promulgación de la política de sanciones, que incluían el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Tesoro y el Ministerio del Interior”.

Agregó que esto se debió a la aparente renuencia del Ministerio de Relaciones Exteriores británico a dedicar recursos a la política de sanciones, “dejando al departamento a la defensiva, cuando el tema llegó a la cima de la agenda en febrero” según el informe del Think Tank sobre Rusia.

En mayo, luego de críticas mordaces al manejo del Foreign Office del éxodo de Afganistán en agosto pasado, incluidos los llamados a la renuncia del subsecretario permanente, Sir Philip Barton, Truss supervisó grandes cambios en el departamento, incluido el nombramiento de un segundo secretario permanente con mayor responsabilidad del trabajo de políticas.

El instituto dijo que la reorganización, que no se informó al parlamento, era una señal de que la fusión no había funcionado como se pretendía o no había creado una cultura única.

Liz fue apoyada personalmente en su batalla por el liderazgo por Boris Johnson en su batalla contra Rishi Sunak, el entonces chancellor de las finanzas, que desencadenó con su renuncia la crisis que ha terminado con el gobierno de Boris.

Pero, al mismo tiempo, su fortaleza política es suficiente volátil, como para que nadie le de demasiado tiempo ni estabilidad en el gobierno. Si es eliminada en un voto de confianza antes de Navidad, el candidato conservador en las elecciones generales británicas pretende ser Boris Johnson, quien la puso.

Fuente: Clarín

Lo más leído