WhatsApp de Publicidad
Seguinos

La Nostradamus de los Balcanes

Se cumplió una de las profecías de Baba Vanga para 2022: una realidad que arrasa Europa

La vidente, reconocida por sus premoniciones sobre catástrofes, crisis políticas y muertes famosas, volvió a cumplir; presagió el atentado del 11 de septiembre y el desastre de Chernobyl, entre otros.

Vangelina Pandeva Gushterova, mejor conocida como Baba Vanga o la “Nostradamus de los Balcanes” fue una vidente que falleció en 1996 a sus 85 años; sin embargo, antes de su muerte, presagió varios acontecimientos importantes como los atentados del 11-S, la desintegración de la ex Unión Soviética y el desastre de Chernobyl.

Baba Vanga se hizo reconocida a nivel internacional por el nivel de eficacia en sus premoniciones y se ganó el respeto en lugares como Rusia y Europa Occidental.

La vidente nació en Strumica, Macedonia, y debido al temprano fallecimiento de su madre, fue criada por ayuda de los vecinos. Según relató cuando estaba viva, un tornado la levantó en el aire y la arrojó a un campo a 400 metros. La gente del pueblo la encontró con sus ojos cubiertos de arena y polvo, lo que le produjo su ceguera.

Según sus fieles seguidores, tenía la capacidad de comunicarse con muertos y tener visiones sobre el futuro gracias a unas criaturas invisibles que le informaban sobre las personas y sus vidas. Antes de morir, la vidente dejó un oráculo global sobre lo que pasaría en el mundo hasta el año 5079, cuando, según ella, ya no habrá más vida en este planeta.

A fines de 2021 se conocieron sus pronósticos para este año, y uno de ellos fue el conflicto bélico que se desarrolló entre Rusia y Ucrania, que luego se volvió una realidad. Pero este no fue su único presagio, ya que la vidente afirmó que las grandes ciudades enfrentarían devastadoras sequías debido al drástico aumento de temperaturas y, en la actualidad, uno de los continentes que más padecen esta problemática, es Europa.

Este año, gran parte de Europa y norte de África sufre de una estrepitosa ola de calor, a tal punto que el Reino Unido, a través de su gobierno, fue declarado como “estado de sequía” por la resequedad y la vegetación matada.

A esto se le suma que varios países del Viejo Continente, como Portugal e Italia, comenzaron a tener problemas con la distribución de agua potable y sus autoridades comunicaron que los ciudadanos intentarán restringir su uso lo máximo posible.

Otro de los países que sufrieron esta problemática de temperaturas es República Checa, que tras 20 días de lucha por parte de sus bomberos, lograron extinguir el mayor incendio de su historia: el que se provocó en el parque nacional ubicado en la frontera con Alemania.

Por suerte, todavía no se cumplieron otras de las profecías de Baba Vanga para este año: un virus letal nacido en Siberia; una plaga de langostas que atacará India; terremotos y tsunamis; y varios episodios de inundaciones que se darán en países asiáticos y en Australia; y falta de agua potable en el mundo.

Fuente: La Nación

Lo más leído