WhatsApp de Publicidad
Seguinos

ciencia

Avance contra el VIH: un laboratorio argentino desarrolló un tratamiento con un único comprimido diario

La píldora, producida por Laboratorios Richmond, se venderá primero en la Argentina y -gradualmente- en el resto de la región. Agrupa tres drogas antirretrovirales y la pueden usar las embarazadas

Optimizar la experiencia en el tratamiento cotidiano contra el VIH coloca al paciente más cerca de integrar una fórmula para la que esta enfermedad, actualmente cronificada en el tiempo, pueda ascender otro escalón. Es a través de la fórmula i=i (indetectable=intransmisible) que significa que el paciente con VIH, a partir de ser accesible y constante con su terapéutica de todos los días, se pueda transformar en una persona con carga viral indetectable; que luego convertirá en intransmisible. Dejará de contagiar. Aún queda en profundo estudio la evolución de las remisiones y la extinción de los reservorios del virus.

Para ayudar a que todo esto ocurra se necesita asegurar el acceso y simplificar los llamados “cócteles” de drogas antirretrovirales que en algunos casos hoy superan los 10 comprimidos diarios. Aquí precisamente anida la trascendencia de este lanzamiento de Laboratorios Richmond al que tuvo acceso Infobae: ofrecer una alternativa terapéutica completa para el VIH/Sida a través de un único comprimido por día, que además permitirá mejorar la adherencia en el tiempo, es decir, que el paciente “haga bien y completos los deberes” frente a su tratamiento: que al sentirse mejor no lo deje, que siga estrictamente las indicaciones médicas, que se controle periódicamente y que atienda cualquier comorbilidad, entre otras recomendaciones.

El lanzamiento se inicia hoy en la Argentina, y tendrá un alcance regional en etapas, a medida que las reguladoras sanitarias de cada país otorguen las aprobaciones correspondientes. En diálogo exclusivo con Infobae, Marcelo Figueiras, presidente de Laboratorios Richmond explicó: “Empezamos por Argentina. Vamos a llegar a Chile, Paraguay y Perú en un futuro cercano. Y luego iremos creciendo hacia otros países de la región”.

Figueiras también destacó el valor agregado de la ciencia argentina para este medicamento realmente innovador: “Es un nuevo producto desarrollado por nuestros equipos de trabajo en el país, con estudios clínicos también hechos en el país, y que se elabora en nuestra planta de Pilar. Beneficiará a muchas personas y es un paso más en el acceso al tratamiento de calidad para el VIH”.

En este camino cada vez más fértil hacia la cura del VIH-Sida, el nuevo comprimido ofrece una alternativa terapéutica completa que combina estas tres drogas: dolutegravir (DTG), emtricitabina (FTC) y tenofovir AF (TAF) en dosis fijas, únicas y combinadas (FDC) de los tres principios activos.

Consultada por Infobae, Elvira Zini, directora de Asuntos Científicos de Laboratorios Richmond detalló que “con el tratamiento con TriZevuvir, siempre y cuando el paciente sea adherente, se logra alcanzar una carga viral indetectable rápidamente y ésta se mantiene a lo largo del tiempo”. Otro aspecto innovador y relevante es que este fármaco se puede administrar en mujeres embarazadas.

Uno de los principales desafíos para que el tratamiento sea efectivo es asegurar que los pacientes tomen la medicación de manera regular, para alcanzar una carga viral indetectable, y por eso intransmisible.

Aun así, la adherencia al tratamiento sigue siendo uno de los mayores obstáculos en la lucha contra esta enfermedad, y las razones son múltiples: desde la falta de acceso, especialmente en el interior del país; hasta el hecho de sentirse bien y no tener síntomas, por lo que muchos pacientes no mantienen la regularidad del tratamiento o directamente lo abandonan.

Esta nueva píldora desarrollada en el país por Richmond marcará un antes y un después en el tratamiento del VIH/Sida: la medicación ya fue aprobada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) y es una alternativa que está disponible para el sistema de salud nacional, al ser un producto más accesible para el paciente en una única dosis.

Actualmente las guías de recomendaciones científicas de Estados Unidos, las europeas y las últimas publicadas de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) recomiendan en primera línea el uso de esta nueva medicación como tratamiento integral para el VIH.

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida) es la forma más grave de la infección provocada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), un patógeno que ataca el sistema inmune. Afecta a 38 millones de personas en el mundo y cada año, unas 650.000 personas mueren por causas vinculadas con el VIH, según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En la Argentina se estima que existen actualmente 140 mil personas viviendo con VIH, de los cuales más del 70% recibe una terapia antirretroviral (TARV) que permite reducir la presencia del virus en el organismo, según datos del Boletín de Respuesta al VIH y a las ITS (infecciones de transmisión sexual) difundido por el Ministerio de Salud de la Nación en diciembre de 2021.

Estimular la adherencia, es decir, ayudar a que los pacientes mantengan el tratamiento, contribuye sustancialmente a los objetivos 90-90-90 del Programa de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA). Esta meta apunta a que el 90% de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico, que el 90% de los diagnosticados con VIH reciban terapia antirretroviral continuada y, por último, que el 90% de las personas en tratamiento alcancen una carga viral indetectable.

“Será imposible terminar con la epidemia sin proporcionar el tratamiento del VIH a todos aquellos que lo necesiten”, destacan como un latiguillo de manera permanente los expertos de ONUSIDA.

El TriZevuvir es un único comprimido para tratar el VIH/Sida que combina tres drogas antirretrovirales: Dolutegravir (DTG) -medicamento antirretroviral que pertenece al grupo de los inhibidores de la integrasa-, Emtricitabina (FTC) -medicamento antirretroviral que pertenece al grupo farmacológico de los agentes inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósidos-; y Tenofovir AF (TAF) -medicamento inhibidor de la transcriptasa inversa nucleotídica del virus de la hepatitis B- .

“Disponer de una única dosis mejora la adherencia al tratamiento, porque su toma es muy sencilla, el comprimido es muy pequeño y fácil de deglutir. Se toma una vez por día, en el momento que le quede mas cómodo al paciente, porque se puede tomar con o sin comida. Y como en otros productos para VIH, el packaging que empleamos le permite al paciente llevar un solo comprimido sin sacarlo de su envase original”, detalló en diálogo con Infobae Elvira Zini, directora de Asuntos Científicos de Richmond.

Además, los pacientes de cualquier rango etario y en cualquier estadio de la enfermedad pueden iniciar el tratamiento para el VIH/Sida con este comprimido diario único. E incluso es un tratamiento completo que pueden llevar adelante las mujeres gestantes en cualquier etapa del embarazo.

Para lograr el éxito del tratamiento, también es fundamental detectar la infección por VIH es sus estadios iniciales: “Dada la seguridad que tienen los tratamientos actuales, es muy importante testearse e iniciar el tratamiento cuando todavía se está en un buen estado de salud, porque esto disminuye el riesgo de contraer la enfermedad y mejora la calidad de vida. Además al tener baja carga viral, se disminuye el riesgo de ser transmisor”, señaló Zini.

Fuente: Infobae

Lo más leído