WhatsApp de Publicidad
Seguinos

d'alessandro en la brújula 24

Dos años de la Fiesta de Olivos: “Alberto es un caradura, se cagó en su propia norma”

El abogado de una imputada por el cumpleaños de Fabiola apuntó contra el Presidente: “Si da el portazo, el gran favorecido es Macri”.

Las estrategias que usaron las defensas de las personas imputadas por la Fiesta en Olivos por el cumpleaños de Fabiola Yáñez durante la cuarentena estricta de 2020 son uno de los puntos más interesantes para analizar el caso al menos desde lo jurídico.

El abogado Mauricio D’Alessandro, a cargo del patrocinio de Stefanía Domínguez, se inclinó por pedirle a la Justicia que declare la inconstitucionalidad del DNU presidencial que estableció las restricciones de circulación por el coronavirus como salida al proceso.

En diálogo con LA BRÚJULA 24, D’Alessandro apuntó contra Alberto Fernández: “El hecho de que alguien sea Presidente o no, es un accidente es algo accesorio, es un caradura porque se cagó en su propia norma, nos tomó el pelo a todos, pero no por eso puede ir preso. Porque sino la gente debería cortarle un brazo al que robó o matar a un asesino, no es legal”.

“Cuando una Vicepresidenta le dice las barbaridades más grandes, incluso apelando a la identidad sexual del Presidente, hay mucho por lo que trabajar. Siempre hubo intención de meterse en la intimidad de los primeros mandatarios. En Argentina, las primeras tapas bravas comenzaron con Menem y antes de eso hubo otros presidentes que se vieron ventilados en su vida íntima, es una delgada línea vinculada con la libertad de expresión”, resaltó, en su charla con el periodista Germán Sasso.

En paralelo, enfatizó que “Cristina habla de cuestiones que tienen que ver con la poca contracción al trabajo de Alberto, de solo dedicarse a su vida privada en forma errática, miles de habladurías que se leen en las redes y algunas han sido reflejadas en medios nacionales, apodos que ella le pone a él”.

“Una cosa es que lo diga Berni sobre Alberto y otra es que sea la Vicepresidenta. No se recuerdan tantos casos de tensiones, que tenían que ver con luchas de poder, Fuerzas Armadas sublevadas que recibían el visto bueno a un Golpe Militar por parte del segundo en el poder. Pero nunca por cuestiones personales”, recalcó el letrado.

Pero fue aún más allá: “Si en algún escenario se manejan los lugares de poder con un Alberto Fernández dando un portazo, claramente hay alguien que sacará una ventaja y es el propio Macri, quien está consolidado y puede aparecer como un eventual corrector de la crisis, un poco la figura que tuvo Duhalde. Si bien le falta poco a Fernández, en su momento Balbín dijo en el año 75 que llegarían al 77 con muletas, a los dos meses Isabel no estaba más”.

“El Presidente es alguien poderoso, casi sin limitaciones del Legislativo y dificultades para que el Judicial ejerza su carrera. No hay otra forma de limitarlo que no sea con su renuncia”

“La fiesta de Olivos tiene un origen espurio que es transversal a la política. La cuarentena fue una de las más largas, al cohete y partió de un decreto que limitó la libertad ambulatoria, con restricciones a la libertad individual sin pasar por el Congreso”, resaltó D’Alessandro, en el tramo final de su testimonio.

Elevando su discurso, disparó: “A Alberto Fernández le importó tres pitos y a todo el espectro político tampoco llevar la extralimitación de poder a Diputados y Senadores. El tipo mandó a guardar a todo el mundo para poder hacer lo que se les canta, comprando cosas en emergencia y sin sujetarse a los controles”.

“Estábamos en presencia de un par de locos, escondidos detrás de un comité de médicos que te contaban una historia absurda. Las conductas individuales de los argentinos hicieron que haya menos cantidad de muertos, mientras tanto se robaban todo”

“Aprovecharon la contingencia con un comité de pseudo expertos, comprando las vacunas que quisieron y con más de 120 mil muertos. Hablaban de científicos y el que se definía como tal era el propio Alberto Fernández. Nos decían que nos envidiaban en todo el mundo, Fernández decía que estábamos mejor que Suecia y la oposición hacía un silencio cómplice”, finalizó.

Lo más leído