WhatsApp de Publicidad
Seguinos

una experiencia única

Estambul y Capadocia muestran los encantos de Turquía

Lugares maravillosos, cargados de historia, cultura y gastronomía. Un viaje para hacer al menos una vez en la vida.

Turquía es un país con una historia y cultura que fascina la mirada de millones de turistas cada año. Un recorrido muy frecuente para conocerla es visitar la milenaria ciudad de Estambul, ubicada entre Europa y Asia, y la región de Capadocia.

Estambul es un mundo de detalles desde el primer momento. Es la ciudad más poblada del país, con calles caóticas, de grandes contrastes por sus palacios y un paisaje marcado por el estrecho Bósforo que la divide en dos. Como dijo Napoleón Bonaparte: “Si la Tierra fuera un estado, Estambul sería su capital”.

Otro de los lugares mágicos de Turquía y el mundo está a solo 700 km de la ciudad de Estambul y es buscado por millones de viajeros internacionales. Se trata de Capadocia, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Es una formación histórica de rocas inmensas en la región de Anatolia central, del lado asiático del país. Su atracción más famosa es el vuelo en globo aerostático, sobrevolando lo que parece ser una superficie lunar que va a dejarte sin palabras.

Foto: La Razón

“Estambul es una ciudad al nivel de Roma, de París, de las grandes capitales europeas, por más que sea transcontinental, es una ciudad de muchos contrastes. Además, tenés por ese lado lo que es el turismo en Estambul y después un turismo de interior que se va para Capadocia que antes de la pandemia estaba recibiendo a unas 15 millones de personas al año”, comentó Gabriel Melatini, director de la agencia Melatini Turismo, en comunicación directa desde Turquía con el programa Amo Viajar, que se transmite por La Brújula 24.

El agente turístico destaca que es una ciudad multicultural, “con gente de todos lados del mundo” y el contraste entre la parte antigua y la parte totalmente nueva, marcada por el Bósforo.

“Es una ciudad muy bonita con palacios y obviamente Santa Sofía, la Mezquita Azul que es maravillosa y la Torre de Gálata”, dijo.

Un imperdible en Turquía es el famoso café turco, que destaca por su forma de preparación y su calidad. “La forma en que lo preparan tiene un poquito como de show, es como el mate nuestro, porque se toma en todos lados, a cada hora todo el mundo está tomando café. Es muy intenso, tiene la borra de café al final que es bastante ácida al paladar nuestro, pero es muy sabroso”, relató el agente de viaje que además recomendó una variedad de esta bebida que es con pistacho, que le da un toque dulce diferente.

Foto: Qué Ver Viajes

En cuanto a costos, Melatini señaló que es un destino económico: “La lira turca está bastante devaluada, en medio de una situación económica muy parecida a la argentina con inflación también muy alta. Entonces los precios son relativamente más baratos que en Argentina. Haciendo la conversión mil pesos argentinos comes muy bien, sentado en un restaurante”.

El viajero puede llegar con dólares o euros, ambas monedas son ampliamente aceptadas para hacer el cambio. Algo que resalta es que al momento de hacer compras es importante regatear el precio.

“Yo considero que regatear es el deporte nacional. Te dicen cinco liras turcas y vos decís tres y empieza un juego que es divertido para ellos y si no la rebajas te miran como esperando que te sumes al juego”, comentó Melatini.

En temporada baja un viaje a este destino puede ubicarse en unos 1.900 dólares y suele combinarse con otros puntos de Turquía, como la capital Ankara y Éfeso. En temporada alta el valor se puede duplicar.

Foto: Ruta 33

Los recorridos por Estambul no se pueden hacer caminando, pues las distancias entre los diferentes atractivos son grandes, pero cada barrio tiene sus puntos de interés que sí se pueden visitar caminando. Por ejemplo, el grupo bahiense al cual acompaña Melatini se hospedó en el barrio El Sultán, a cinco cuadras del Gran Bazar y a diez de la mezquita Santa Sofía.

“El Gran Bazar es realmente impactante en cuanto a tamaño, son algo de 45.000 metros cuadrados de tiendas, 5.000 negocios, uno pegado al lado del otro, es tremendo el movimiento que tiene y podés comprar cualquier cosa esa es la realidad. Turquía tiene un comercio qué es bastante de imitación, entonces vas a encontrar cualquier marca en imitación y los productos típicos”, dijo.

En cuanto a la comida, especialmente en Capadocia, Melatini señaló que “se nota mucho más la influencia del Líbano, de Armenia, de Irán, porque estamos mucho más cerca de esa zona, entonces son comidas árabes como el baklava que es un postre lleno de almíbar y dulce, mucho pistacho, almendras, frutos secos, cerezas y se come mucho lo que es el famoso kebab de carne o de pollo. También son de comer mucho pescado”.

Capadocia es el otro destino que comentó el agente de viajes, a 700 km de Estambul, una zona “en el centro están todas las fronteras que tiene Turquía y que era un punto medio a lo que era la Ruta de la Seda que iba hacia el oriente, de lo que quedan muchos vestigios como plaza comercial”.

Foto: Tour Scanner

Además, destaca por sus paisajes “con un suelo tipo de piedra volcánica que con la erosión del viento parece muy cercano a lo que se imagina uno como un paisaje lunar y muchas chimeneas de piedra y han hecho una construcción de hasta siete pisos para abajo, iglesias cavadas en la piedra, hasta hoteles con comodidades cinco estrellas”.

“La gente que viene a Capadocia viene a hacer el paseo en globo, que es impactante, te llevan hasta unos 700 metros de altura que asusta un poco. Estuvimos en ese paseo con 300 globos a la par, es realmente un espectáculo que empieza de madrugada con luces”, relató Melatini.

Otro de los imperdibles en Turquía es la visita a las mezquitas. El agente de viajes destaca que a diferencia de otros países musulmanes, en este no se aprecia tan estricto el tema religioso y se puede ingresar sin ningún tipo de limitación, siempre que no sea alguno de los  cinco momentos de oración.

Lo más leído