WhatsApp de Publicidad
Seguinos

Abuso en el ex Colegio Nacional

“A mi hija le da asco volver a la escuela”

La mamá de la denunciante habló con La Brújula 24. Un relato desgarrador que da cuenta de lo que habría ocurrido puertas adentro del establecimiento educativo. “Nadie tiene derecho a lastimarla de esa manera”, expuso entre lágrimas.

Tal como informó La Brújula 24, una adolescente de 16 años que cursa en el ex Colegio Nacional acusó a otro alumno de haberla abusado sexualmente dentro de la institución. La menor realizó la denuncia en compañía de su madre, en la sede judicial de Estomba 127.

Y según contó, el hecho ocurrió en un pasillo, en un momento que no había dictado de clases. Esta mañana, el periodista Germán Sasso conversó con la madre de la chica. Un relato desgarrador que da cuenta de un suceso aberrante, por el cual solo espera justicia para y por su hija.

“Hace unas tres semanas mi hija empezó a tener cambios de actitud cuando llegaba de la escuela. Se acostaba, se tapaba la cabeza, se encerraba. Ahí pensé que algo pasaba, ella es una nena que siempre fue a una escuela de barrio, pero yo elegí ese colegio por seguridad, por la parada del colectivo que pasa por la puerta”, dijo con indignación.

Y agregó: “Empecé a notar que estaba rara, como un día que la encontré llorando, y le dije que me contara. Pero ella no quería hablar, no tenía ganas, quería dormir. Cuando uno tiene hijos adolescentes y tienen esos cambios de actitud tan bruscos es porque algo pasa. Entonces me comuniqué con la preceptora que me comentó que hace días la veía mal, también la encontró llorando y muy mal. Le preguntó si quería que me llamara, pero no quiso. Eso me molestó porque soy la mamá y me tenían que notificar”.

“Ese día volví a casa, me senté con el papá y estuvimos más de tres horas hablando. Le dije que no me iba a levantar hasta que no me contara lo que le pasó en la escuela. Lo intuía, ella tiene solamente un hermanito y vive muy cuidada. Adelante de su papá le pregunté si le había pasado algo en la escuela y me hizo un gesto, como que asintió. Me dijo que no quería hablar porque le daba vergüenza. Cuando usó esa palabra enseguida me di cuenta. Me pidió que se fuera el papá porque le daba vergüenza, tuvo una crisis de llanto y nervios. Agarré su mano y le pregunté si le habían hecho algo en la escuela”, aseveró la mujer con la voz entrecortada.

Y siguió: “Fui hasta la Comisaría de la Mujer, ella pidió que me retirara porque le daba asco contarlo. Luego la persona que la entrevistó me llamó y me lo contó. Volví a hablar con ella y me confesó que la violaron adentro de la escuela. Es horrible todo esto. Fue a buscar un buzo y cuando estaba por bajar esta persona la interceptó, la tomó del brazo e hizo lo que hizo”.

“El padre le pidió los datos de este pibe a la directora de la escuela y le dijeron que no porque es menor. Él le contestó que nuestra hija también y la violaron. Le hicieron esto en el único lugar que nosotros no la podemos cuidar, porque en todos los demás lugares está con nosotros”, expuso.

Por otra parte, se refirió a ciertos comentarios vertidos en las redes sociales. Los tildó de “desafortunados”, y dijo que “me dolieron mucho, porque si esas mamás que comentan supieran cómo soy yo como mamá no pondrían esas cosas”. “Mi hija siempre fue a una escuela de barrio, pero yo elegí El Nacional para que terminara sus estudios. Nadie tiene derecho a lastimarla de la forma en que la lastimaron, no era ni el noviecito ni nada”.

“La directora en un momento me dijo que cuando ella esté bien la esperan con los brazos abiertos. Pero a mi hija le da asco volver a esa escuela, no la pisa nunca más”.

“Es una situación compleja y angustiante”

El Inspector Jefe de Educación al frente de la Región 22, Claudio Martini, se expresó al respecto también en este medio y aseveró que “es un caso que tomamos conocimiento en el día de ayer mediáticamente, pero venimos trabajando desde que la escuela habló con la familia”.

“Administrativamente se pone en marcha un protocolo, hay inspectores trabajando con la Jefatura Distrital desde que tomamos conocimiento, estamos hablando de menores, es un trabajo muy serio y profundo. Se trabajó con la familia de ambos, con el grupo de los adultos. Es una situación muy compleja y angustiante. Tenemos la tranquilidad de que hay un montón de profesionales intentando poner luz y determinar responsabilidades”.

Lo más leído