WhatsApp de Publicidad
Seguinos

nuevo impuesto

Renta Inesperada: consideran que unas 350 empresas deberían pagar

Buscan recaudar unos u$s1.000 millones. Todos los sectores estarán alcanzados. El proyecto tiene en cuenta la inflación de 2022.

El shock de la guerra y el impacto en los precios son dos de los motivos que impulsaron al Ministerio de Economía a diseñar el impuesto a la renta extraordinaria. Según estimaciones “conservadoras” realizadas en despachos oficiales, en caso de aprobarse, deberían pagarlo alrededor de 350 empresas que, en conjunto, dejarían una recaudación de unos u$s1.000 millones (al tipo de cambio oficial). El cálculo se realizará con los balances de las compañías de 2022 y se pagará junto con los vencimientos de Ganancias en mayo de 2023.

En concreto, el texto de la normativa, cuyo ingreso a la Cámara de Diputados es inminente, implica una modificación del Impuesto a las Ganancias de Sociedades de Capital para aplicar por única vez una alícuota del 15% a la ganancia neta imponible superior a $1.000 millones de pesos en el ejercicio fiscal 2022. Sin embargo, este no es el único requisito que define si una empresa paga o no paga el adicional, sino que deberán cumplirse una de otras dos condiciones: que el margen de ganancia (definido como el cociente entre la ganancia contable sobre los ingresos totales) supere el 10%, o que el margen de 2022 respecto de 2021 sea superior al 20%.

Para el cálculo de las rentas extraordinarias no se tendrán en cuenta las inversiones ni tampoco los ingresos y egresos extraordinarios relacionados al resultado financiero. Respecto del primer punto, personas con acceso a la nueva normativa indicaron en diálogo con Ámbito que “no incluye un criterio vinculado a la reinversión”. “Es un tema muy difícil de determinar desde el punto de vista conceptual y operativo de cómo aplicarlo”, aseguraron. Respecto del segundo punto, relacionado a los costos financieros de las compañías, explicaron que “el resultado financiero puede tener distintos orígenes”. “Un resultado por tenencia de bienes de cambio es parte del costo por ejemplo”, indicaron. “Lo que dice el proyecto de ley es que se depura ingresos y egresos extraordinarios, y no incluye en ese concepto expresamente a los financieros”, detallaron. “Hay que reglamentarlo”, anticiparon.

Otro aspecto que se tendrá en cuenta es la inflación. La ganancia neta imponible será ajustada según la evolución de la inflación punta a punta de diciembre de 2022 respecto del mismo mes de 2021. Fuentes oficiales lo graficaron de la siguiente manera: una empresa que registre una ganancia de $1.200 millones en 2022 deberá primero ajustar por inflación respecto de 2021 (en el escenario, se supone una ganancia de $600 millones el año anterior y una inflación que ronde un 50%) y, si cumple con uno de los requisitos adicionales citados más arriba, deberá pagar. ¿Cuánto? Un 35% de Ganancias sobre los $1.200 millones y un 15% sobre el diferencial entre $1.000 millones (la ganancia del año anterior ajustada por inflación) y los $1.200 obtenidos en el ejercicio fiscal 2022. En limpio: 35% sobre los $1200 de ganancia neta imponible y 15% sobre $200 millones de ganancia “extraordinaria”.

¿Esto significa que habrá empresas que lleguen a pagar el 50% de Ganancias? Según estimaciones oficiales, no se llegaría, aunque no descartan que algunas “empresas muy grandes” se acerquen al 50%.

En la presentación realizada el lunes, el ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que es un impuesto que, como es una modificación de la ley de Ganancias de Sociedades, está sujeto a cobros anticipados. Sobre este punto, en el Gobierno admiten que pueden llegar a recaudar percepciones durante el ejercicio 2022 de manera anticipada, pero esto implica necesariamente que el proyecto esté aprobado en el Congreso. Todo hace prever que el camino legislativo del proyecto, que iniciará en Diputados, será complicado.

El alcance del proyecto, aseguran quienes conocen el detalle, busca “transversalidad”. “La idea es hacer algo transversal, diferente a lo que hicieron otros países que lo destinaron sólo a energía (como Italia y Reino Unido)”, remarcaron, por lo cual, en los hechos, todas las “empresas grandes que tengan esta facturación y aumenten sus márgenes de ganancias van a estar alcanzadas”.

La lógica, explican, es la siguiente: no se grava a todas las empresas que han aumentado sus ganancias, sino a aquellas empresas que aumentaron sus ganancias como consecuencia de la ampliación de su margen o sostenimiento de márgenes muy elevados. “El aumento de Ganancia no es por aumento de producción ni ventas, sino porque los precios de los bienes aumentaron más que los costos”, detallan. “Esta es la forma en la que nosotros definimos renta inesperada, empresas que por la guerra tuvieron la posibilidad o enfrentaron un escenario donde los precios de los bienes que venden aumentaron mucho más que los costos de producción”.

Fuente: Ámbito.

Lo más leído