WhatsApp de Publicidad
Seguinos

berni en la brújula 24

“Sigo como ministro pese a que al ala progresista de este gobierno le moleste”

El ministro de Seguridad bonaerense destacó la gestión de Kicillof: “Espero que vaya por la reelección”. Y admitió que Milei le cae muy simpático. Habló del caso Facundo. Y postuló a un candidato local.

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, visitó en exclusiva los estudios de LA BRÚJULA 24, minutos antes de formalizar la entrega de patrulleros para la Policía Rural y, en una extensa charla, abordó diversos temas vinculados con su cartera, aunque también se refirió a cuestiones ligadas con sus aspiraciones políticas, luego de abandonar el espacio kirchnerista.

“A los 42 patrulleros que le entregamos a Bahía Blanca, un número inédito, también se estará entregando un fondo de 130 millones de pesos para que la flota quede nueva, además de la reparación de los móviles y el arreglo de las comisarías. Solo una puede alojar detenidos, tiene capacidad para cuatro y hay 16. La mayoría de las seccionales bonaerenses están inhabilitadas para alojar detenidos, luego de la pandemia, la prioridad es remodelar todas”, sostuvo Berni, al inicio de su charla con el periodista Germán Sasso.

Y aseguró que “las comisarías deben ser lugares de trámites administrativos, allí, los policías no deben estar para cuidar presos. Es importante recordar que cuando se decretó la pandemia, parte de la Justicia había definido liberar a los presos para sacarse la responsabilidad con la excusa del Covid. No liberé un solo detenido de ninguna comisaría y el que lo hacía iba directamente al hospital porque estaba contagiado. Eso implicó un trabajo logístico enorme, pero preferimos trabajar las 24 horas con un grupo especializado”.

“Que Máximo Kirchner diga lo que quiera, no le debo ninguna explicación, está en todo su derecho a decir lo que quiera. Tomé la decisión de irme del kirchnerismo, tengo un gran respeto con Cristina, pero tomé otro camino porque Argentina necesita orden, no solo el de la seguridad pública, sino más vinculado con la disciplina. A Perón jamás lo escuché decir nada que se pueda transpolar con la Argentina actual cuando hablaba de ir de la casa al trabajo y del trabajo a casa. Toda la clase vulnerable lo abrazó con el alma de Evita, Perón hablaba de la fuerza productiva del país”, explicitó, en otro segmento de la entrevista radial

Luego, recordó su paso por el Ministerio de Desarrollo Social, junto a Alicia Kirchner: “En su momento transformé más de un millón de planes en puestos de trabajo, dejándolos en 300 mil. Hoy tenemos un número similar, porque se está destruyendo la fuerza productiva del país. Los planes sociales tienen una secuela negativa. Macri, por sobre todas las cosas en la provincia de Buenos Aires, volvió a esa lógica de entregar planes sociales. Le entregó plata en efectivo a las organizaciones sociales, bajo el encubrimiento de cooperativas de trabajo. Algunas funcionan muy bien y otras son grandes curros”.

En paralelo, Berni recordó que, “además, Macri se dejó presionar por los piqueteros para manejar los planes sociales, ellos los otorgaban a quienes iban a las marchas. Nosotros batallamos durante años, no entregamos esa potestad del Estado. Y en el gobierno actual, que debería haber puesto orden al descontrol del macrismo, otorgó 1,4 millones de planes. Debería ser algo temporal, pero no una metodología de vida de una Argentina que necesita producción. Se está convirtiendo en algo cultural y una fábrica de trabajo informal”.

“Se debe abordar el problema, entendiendo que se debe reconstruir la cultura del trabajo y la fuerza productiva. Las tomas o usurpaciones son un delito, lo marca y está tipificado en el Código Penal. Al igual que robar. Nunca leí que porque fuera de día no sea delito. Lo que pasó en Los Hornos era un área para hacer 1500 viviendas para personas que no tenían techo y el Gobernador buscaba que le transfieran esos terrenos a la Provincia. Trabajé durante 48 horas un fin de semana para desocupar ese loteo, luego lo entregué sin ningún ocupante a la por entonces ministra Frederich, quien puso a la Gendarmería para sacarse fotos. Lo más preocupante es que se ocupó con la Gendarmería en cada uno de los accesos para custodiar esas tierras”, criticó, sobre un episodio que tomó gran repercusión pública.

Consultado respecto a esta problemática puntual, afirmó: “Hay gente que necesita viviendas, lo sé, pero hoy en ese terreno hay mil casillas en condiciones precarias, con la escasez de terrenos que hay en el Conurbano. Me fui del espacio al que pertenecí 34 años porque creo en el orden. Sigo como ministro hasta que el Gobernador disponga lo contrario y pese a que al ala progresista de este gobierno les moleste, hasta que les toca a ellos porque son muy amables con lo ajeno, pero son los primeros en llamar. Siempre digo lo que pienso y hago lo que digo”.

“Tenemos una metodología de trabajo, Kicillof decidió que el ministro de Seguridad sea yo, por lo tanto creo que piensa muy parecido a mi. Me tildan de ser peronista de derecha, pero toda mi vida fui igual y no voy a cambiar como hace la gran mayoría. Cuando tenemos que hablar en materia de derecho y distribución, a mi izquierda solamente la pared. Pero si hablamos de obligaciones y orden, la pared está a la derecha. No voy a cambiar como hacen muchos como decía Groucho Marx que tenía sus ideas y si no les gustaba tenía otras. En mi caso, nadie va a encontrar una palabra que no sea de gratitud a Cristina. Muchos fueron funcionarios de ella y modificaron su discurso”, añadió Berni.

“Kicillof comprendió la necesidad de los bonaerenses y trae soluciones. Cuándo trajeron 50 patrulleros a una ciudad como Bahía Blanca. No hay antecedentes”

sergio berni

Las diferencias con el “albertismo” fueron indisimulables, y se refirió a ese punto: “Empecé a tener mis primeras disidencias con este gobierno a los 15 días, me trataban de loco por disentir con una persona que tenía el 90% de imagen positiva. Él no es peronista, está más cerca del progresismo y de la cultura hippie, lo que nos lleva a discutir si una toma de tierras fue de día o de noche. Argentina necesita orden y conducción. En 2023, la sociedad tendrá la posibilidad de definir qué candidato quiere que sea presidente. Estoy trabajando junto al gobernador, alguien coherente entre lo que piensa y hace, vino a poner soluciones de fondo, invirtiendo en cuestiones que no son de marketing”.

Luego, se expresó sobre la materia en la que gestiona a diario: “La seguridad no es un concepto abstracto, es algo dinámico y una construcción diaria y colectiva, donde no pasa por más o menos policías, ese número es una herramienta más. No hay peor zona de inseguridad que en los sectores de exclusión social, donde se fabrica la delincuencia. Por eso el Intendente debe trabajar en el lugar donde se genera el delito, incluso sobre la Policía. En la época de Scioli y Vidal se desdibujó la Policía Local, por eso los jefes comunales tienen sus responsabilidades. En Bahía Blanca no hay un secretario de Seguridad desde enero y no por eso me saco el compromiso”.

“Creemos en la participación ciudadana y en los foros de seguridad, siempre se habla del mapa del delito, nosotros vamos a la génesis. Son 105 mil los que componen la fuerza policial en la Provincia. Al asumir, hicimos una encuesta que indicó que el 97% desconfiaba de la Policía, incluso hasta los propios miembros de la fuerza estaban en desacuerdo con el funcionamiento. La gobernadora Vidal perdió por 20 puntos en la Provincia, ella puede mentir una, dos o tres veces, pero no se puede todos los días. Por eso, no pudo ser reelecta”, disparó con dureza el funcionario bonaerense.

Y fue aún más allá: “Ella hacía marketing diciendo que echaba a los policías corruptos: los mismos que Scioli, haciendo diez veces más sumarios, es decir, efectivos que no trabajaban y cobraban su sueldo estando en su casa. Recuerdo el caso de un policía que jugando al fútbol en el barrio, le rompió la pierna a otro, lo apartaron del cargo. Por eso me pregunto, contra qué mafia peleó Vidal: solo contra el juego clandestino porque era financiada por el juego oficial. Cuando fui senador me opuse rotundamente a la Ley de juego online. Soy médico hace 34 años y solo los que tratamos pacientes con ludopatía sabemos lo que significa esa enfermedad, es más difícil que salir de las drogas y tienen peor final. La medida de los cajeros automáticos en bingos y casinos se debe revisar”.

“Podré tener todas las diferencias con el Presidente, pero la llegada de un hijo es una bendición de Dios y me alegro por él, ojalá le lleve toda la felicidad y que venga con un pan bajo el brazo para todos los argentinos. No entiendo por qué existe la versión de una asamblea legislativa, hay que ayudar a Alberto Fernández para que termine su mandato y cumpla lo que prometió. Durante los cuatro años del macrismo vimos que el salario real de los trabajadores perdió 24 puntos y una inflación galopante. No quiero justificar con la pandemia, pero espero que pueda lograr su cometido. Vino para ser mejor, hasta ahora no lo logró. Todos los militantes del Frente de Todos le dimos nuestro voto para retomar la senda del crecimiento y no la especulación”, recalcó en los estudios de la emisora.

Paralelamente, fue muy autocrítico y habló de uno de los dirigentes que emergieron en el último tiempo: “Creo que la política atraviesa una gran corrupción intelectual, una crisis de confianza y credibilidad. Eso es lo que hace que actores como Milei sean tan ponderados, alguien que me cae muy simpático pero me parece que es insostenible lo que propone. Tenía un discurso cuando no había nada en juego y si le tocara gobernar, sería insostenible. Su mayor contradicción está en cuando dijo que los planes sociales se los pasaría a los intendentes. Además, habló de que los impuestos son un robo a los ciudadanos, dinero con el cual pagaría esos planes. Por eso es una contradicción en sí misma y no lo veo llevando al país a una redistribución de ingresos, con un discurso que está perimido y solo está en los libros de economía austríaca”.

“En el Conurbano armamos una fuerza policial que logró una importante aceptación, trabajando desde la proximidad en los barrios más difíciles. Soy un soldado y solo me rindo ante Dios, de ahí para abajo ante nadie. El Gobernador me dio la responsabilidad de defender los intereses de los bonaerenses, por eso me peleo con quien tenga que ser, sea Aníbal Fernández o quien fuere, más allá de que sea mi amigo. Jamás me va a ver yéndome a las manos con nadie, eso es irracional”, aseveró, bajándole el tono a la controversia interna.

Con relación a su incumbencia a uno de los flagelos más complejos que atraviesan a la sociedad, reflejó: “El narcotráfico es un delito federal, no es responsabilidad de las provincias. Hace unos 15 años, con la avanzada del narcotráfico, se decidió que las provincias colaboren, pero no fue al 100%, solo en lo que respecta en la venta al menudeo. Eso le abrió la puerta de la corrupción, la connivencia entre el efectivo policial y el narcotraficante del barrio. Además, los búnker nunca están a la vista de todo el mundo y lo que podría resolverse en 24 horas lleva un año por el mecanismo. Tenemos que plantear la venta al menudeo como un delito in fraganti, para acelerar allanamientos”.

“Espero que Kicillof vaya por la reelección, es un gran Gobernador que le dedicó todo el tiempo a solucionar los problemas. La pandemia pareciera que quedó a lo lejos, pero asumió con un sistema de salud deficitario, al punto de ser imposible conseguir una cama de terapia intensiva hace dos años. En barcos y aviones trajo los insumos para triplicar el sistema de camas, modernizó los hospitales y no hubo un solo bonaerense que se quede sin atención médica”, ponderó Berni, con gran énfasis.

“En el caso Facundo, los grandes medios se engancharon de una gran mentira que les servía en ese momento”

sergio berni

Y puso un ejemplo familiar de la gestión de la pandemia: “En la Ciudad de Buenos Aires, el 80% de la atención médica tiene cobertura privada. Es el caso de mi hermana y cuando necesitó terapia intensiva terminó en un hospital de la provincia, salvándole la vida. Mientras todos se jactaban de la evolución de las vacunas en el mundo, Kicillof consiguió la rusa y entregó el contrato al gobierno nacional”.

“De acá a 2023 puede pasar de todo, Federico Montero es un gran colaborador, que trabaja las 24 horas y está al servicio de todos los intendentes, es un gran representante del ministerio de Seguridad y que la sociedad le dé un cargo porque tiene una profunda vocación de servicio. Soy peronista y ya definiremos cómo nos vamos a agrupar, pero mi responsabilidad es acompañar a un Gobernador que está llevando transformaciones estructurales y soluciones con una mirada a largo plazo”, cerró.

Lo más leído