WhatsApp de Publicidad
Seguinos

ESTUDIO DE ADN LE DIO LA RAZÓN

La Justicia confirmó que un albañil es hijo no reconocido de un millonario

Marcelo Omar Urbano anticipó que demandará a su padre, un exitoso bodeguero.

La vida del albañil Marcelo Omar Urbano cambió en los últimos meses: a través de un cotejo de ADN, la Justicia de la provincia de Córdoba determinó que el hombre de 58 años que vive en Villa de Soto, departamento Cruz del Eje, es hijo biológico de un importante empresario bodeguero, Eduardo Lapania, que reside en Buenos Aires.

Luego del análisis realizado el pasado mes de noviembre, la Justicia le dio la razón en su reclamo de filiación, pero su supuesto padre niega su existencia.

Lo que le quedó claro a Urbano tras conocer los resultados es que las posibilidades de sus hijos y nietos se modificarían, en caso de prosperar el juicio que iniciará en los próximos días, ya que le reclama $ 100 millones.

“No creo que haya cambios en mí. Espero que haya cambios para mis hijos y nietos. Que tengan las oportunidades que yo no tuve”, dijo Urbano al diario La Voz, quien desde hace años vive de changas y se dedica a la albañilería y también a la pintura de obra.

Cuando se conoció la sentencia, Urbano recordó a su madre, quien siempre sostuvo que Lapania era su padre.

“Pensé en mi madre. Ella nunca me mintió. Todo el mundo dudo cuando decía esto. Era muy difícil ser hijo de esta persona. A pesar de que estaba agonizando en su último momento me repitió que era hijo de este hombre”, dijo Urbano.

Según su testimonio, su madre, ya fallecida, trabajaba en la década de los 60 como empleada en la casa de la familia Lapania en La Falda. Allí quedó embarazada por uno de los hijos de la familia, Eduardo Lapania. Pero al enterarse de la noticia, la multimillonaria familia la echó y la dejó sin trabajo.

Después de 58 años y tras una orden judicial, Marcelo Urbano pudo confirmar mediante análisis de ADN que es hijo de Lapania, quien es actualmente director de Bodegas Don Cristóbal.

Impulsado por su familia y por la necesidad de sus hijos para conocer su origen, Urbano inició un reclamo por vía judicial que concluyó con dos cotejos de ADN que ratificaron que es su padre biológico.

“(Lapania) nunca reconoció ni aceptó a este hijo y su conducta nos ha llevado a la demanda que ha terminado con la filiación”, explicó Federico Crucella, abogado de Urbano, a cba24n.

Fuente: Diario Popular

Lo más leído